Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

fibra

Recetas con higos

El higo es una fruta otoñal muy recomendable para el organismo, sus propiedades nutricionales y beneficios lo convierten en un alimento muy importante para ser incluido en nuestra dieta.

Nos aporta una cantidad considerable de agua, vitaminas, minerales y una importante cantidad de fibra, lo que beneficia y facilita el tránsito intestinal, ayudando a contrarrestar algunos trastornos grastrointestinales. Su alto contenido en potasio y a la vez, su bajo contenido en sodio, resulta beneficioso para personas con problemas cardiovasculares e hipertensión.

También se le reconoce por sus propiedades favorables para el sistema respiratorio ya que posee un poder expectorante el cual ayuda a combatir afecciones como catarros, bronquitis o mucosidad excesiva.

A pesar de que existen muchas opiniones encontradas respecto al aporte energético de los higos y el aporte de grasa, podemos decir que no es excesivo, ya que cada 100 g de higos nos aportan 65 kcal. Incluirlos dentro de una dieta equilibrada nos beneficiará en muchos aspectos y obtendremos un estilo de vida mucho más saludable. 

Hay muchas formas de comer y preparar higos, y en Cocina Con Chinchón te hemos preparado unas recetas muy otoñales que te abrirán el apetito y harán disfrutar de esta estación como ninguna otra 😉

 

Visita nuestro blog y descubre nuestras recetasGalette de higos con crema de queso y miel

 

Ingredientes

 

150 g harina

100 g de mantequilla sin sal (fría)

80 ml de leche

1 pizca de azúcar

1/2 cucharadita de sal

1 huevo batido (para pintar)

250 g de crema de queso

6 Higos

3 cucharadas de miel

 

Elaboración

 

En un bol, mezclar la harina, el azúcar y la sal. Añadir la mantequilla cortada en trozos pequeños y triturar hasta obtener una contextura de migas. Agregar la leche y amasar. Enharinar la mesa de trabajo, volcar la mezcla y amasar ligeramente, será una masa muy pegajosa. Envolver la masa con film y refrigerar durante mínimo 2 horas.

Precalentar el horno a 200ºC y engrasar una bandeja o prepararla con el papel de horno o silicona.

Estirar la masa en forma de círculo, añadir más harina en caso de ser necesario, de un grosor de 8 mm aproximadamente. Colocar sobre la bandeja engrasada, pintar levemente la masa con el huevo y añadir la crema de queso, los higos y para finalizar, la miel.

Doblar los bordes hacia el centro de la galette, apretándolos firmemente. Pintar con el resto del huevo y hornear durante 20 – 25 minutos o hasta que esté dorada.

Retirar del horno, dejar enfriar sobre una rejilla y disfrutar.

Un truco delicioso: si se dejan macerando los higos unas horas con un poco de Anís Chinchón Dulce tendrán un sabor irresistible 😉

 

Visita nuestro blog y descubre nuestras recetasFocaccia de higos

 

Ingredientes:

 

500 g de harina

15 g de levadura de cerveza

120 ml de aceite de oliva

35 g de sal

higos

 

Elaboración:

 

Encender el horno a 220º C.

En un tazón pequeño, preparar la salmuera de la focaccia: mezclar 65 ml de aceite de oliva virgen extra, 25 g de sal y 65 ml de agua templada. Mezclar bien y reservar.

En una taza, disolver la levadura en agua tibia.

Tomar un recipiente grande, verter la harina, añadir 20 ml de aceite de oliva virgen extra y mezclar con una cuchara de madera, poco a poco añadiendo 300 ml de agua templada. Una vez la masa tenga una consistencia homogénea, formar una bola, enharinar la mesa de trabajo y dejar reposar, cubierta con un paño durante 10 minutos.

Lavar los higos y cortar en trozos.

Preparar una bandeja con papel de horno, y estirar la masa con la ayuda de las manos, dejar reposar otros 10 minutos y posteriormente, pinchar ligeramente la masa con los dedos. Dejar reposar durante 20 minutos.

Verter la salmuera (preparada en el primer paso) en los agujeros de la masa. Colocar los higos y hornear durante 30 minutos aproximadamente.

A esta receta se le puede añadir algún queso de cabra, rúcula, frutos secos o lo que tu apetito te pida en el momento =)

 

Visita nuestro blog y descubre nuestras recetasGalletas rústicas de higos y almendras con un toque de chinchón

 

Ingredientes

 

200 g de harina

16 g de levadura

1 pizca de sal

150 g de mantequilla pomada

125 g de azúcar

1 huevo

1 toque de vainilla

almendras al gusto

clara de huevo

higos

1 cucharadita de Anís Chinchón Dulce

 

Elaboración

 

Tamizar en un cuenco la harina junto a la levadura y la pizca de sal. Añadir la mantequilla junto al azúcar y mezclar con las manos hasta obtener una masa con migas. Agregar la vainilla, el huevo y el toque de Anís Chinchón Dulce. Amasar hasta que la masa se desmigue un poco pero que sea manejable.

A continuación, se forma un rulo de 6 cm de diámetro aproximadamente, se envuelve en film y se deja refrigerar durante mínimo una hora. Mientras se espera, se pueden cortar los higos en trozos pequeños y reservar.

Precalentar el horno a 180º.

Una vez transcurrido el tiempo, preparar una bandeja con papel de horno o con una lámina de silicona para hornear, cortar el rulo en rodajas, se pinta con la clara de huevo y se le colocan por encima los higos picados y las almendras.

Hornear durante 10 minutos aproximadamente o hasta que las galletas tornen ligeramente a un color dorado. Retirar del horno, dejar en la bandeja durante unos cinco minutos y se dejan enfriar en una rejilla.

 

¡Comparte con nosotros tus recetas!

Síguenos en Facebook Síguenos en TwitterSíguenos en Instagram

Las Frutas del Bosque

Las frutas rojas o frutas del bosque son, principalmente, bayas y cuentan con una serie de características y cualidades verdaderamente irresistibles, asociadas a la presencia de diversas sustancias que propician la prevención cardiovascular  y el antienvejecimiento, como son los flavonoides, los antocianos y los compuestos antioxidantes en general.

Frutas del bosque

Incluir estas frutas en la dieta hace que llegue a nuestro organismo una buena cantidad de sustancias beneficiosas sin que tengamos que renunciar a los sabores dulces. Algunas tienen multitud de variedades como la mora o la fresa. Otra peculiaridad en esta clasificación se debe al hecho de que algunos de estos frutos son principalmente silvestres, como la mora, la frambuesa o la endrina.

Se componen de un elevado contenido de agua, por lo que son poco calóricas en general (alrededor de 30 – 40 Kcal/100 gr)

Esta energía viene dada por el contenido de hidratos de carbono en forma de azúcares que proporciona su sabor dulce, ya que no contienen grasas y prácticamente carecen de proteínas. Sin embargo, son alimentos muy nutritivos debido a su elevada cantidad de fibra, vitaminas, (especialmente la vitamina C, la provitamina A o el ácido fólico) y minerales como el potasio, el magnesio o el calcio.

Su alto contenido en vitamina C, provitamina A y flavonoides les otorga la merecida denominación de alimentos funcionales naturales, que son aquellos que además de sus propiedades nutricionales, poseen algún componente que hace que su consumo resulte beneficioso para la salud.

Asimismo, el potasio, tan abundante en estas frutas, es un mineral que, unido a la gran cantidad de agua que contienen, proporciona un efecto diurético.

Dentro del grupo de frutas rojas o frutas del bosque podemos incluir: arándanos, endrinas o arañones, frambuesas, fresas, fresones, grosellas y moras.

Las temporadas de recogida y consumo de cada una es:

Arándano: de mayo a septiembre.

Endrina: de septiembre a noviembre.

Frambuesa: de junio a julio.

Fresa: de diciembre a junio.

Fresón: de febrero a mayo.

Grosella: durante todo el año.

Mora: de agosto a octubre.

 

Ahora que ya conocemos todos los beneficios que nos aportan las frutas del bosque, hagamos uso de ellas con estas deliciosas recetas:

 

Compota de frutas del bosque con un toque de Anís Chinchón

Frutas del bosque con azúcar

Ingredientes

750 gr de frutas como fresas, cerezas, frambuesas, moras, arándanos, grosellas (frescas o congeladas)100 ml de zumo de manzana
3 cucharadas de azúcar

1 cucharada de Anís Chinchón

 

Preparación

Lavar la fruta, escurrir bien en un colador, quitar los tallos y huesos, en caso de emplear cerezas.

En una cacerola mezclar el zumo con el azúcar y llevar a ebullición

Añadir toda la fruta, tapar y bajar el fuego al mínimo. Dejar cocer unos 5-7 minutos (es importante que la cocción sea suave desde el principio).

Si durante la cocción el líquido disminuye demasiado, añadir 3 o 4 cucharadas de agua y seguir cociendo unos minutos más. Una vez transcurridos 4 minutos de la cocción añadir la cucharada de Anís Chinchón.

Una vez cocida la fruta verter con su líquido en los boles para almacenar o en platos para servir.

Dejar enfriar a temperatura ambiente y acabar de enfriar en el frigorífico.

 

Aprovechando que ya sabemos preparar la compota, ¿qué tal redondear la receta con un bizcocho trenzado? 😉

 

Bizcocho trenzado de frutas del bosque aromatizadas

Bizcocho trenzado con frutas del bosque

Preparación: 20 min

Cocción: 25 min

Reposo: 2h 30

Refrigeración: 8h

 

Ingredientes

500 g de harina

2 sobres de levadura rápida de panadería

1 pizca de sal

125 g de azúcar

250 ml de leche

2 huevos

150 g de mantequilla a temperatura ambiente

150 g de compota de frutas del bosque o frutas del bosque confitadas con Anís Chinchón

1 yema de huevo para pintar

 

Preparación

Mezclar la harina con la levadura en un cuenco.

Formar un volcán y añadir la sal, el azúcar, la leche y los huevos. Mezclar estos ingredientes, incorporando la harina.

Amasar hasta que la masa no se pegue a las paredes del cuenco.

Añadir la mantequilla y amasar de nuevo.

Cubrir con un paño de cocina y dejar reposar durante 1 hora en un lugar templado.

Una vez la masa haya doblado su volumen, mezclar de nuevo (la masa pierde su volumen). Dejar en el frigorífico durante 8 h: la masa debe quedar firme para poder trenzarla. A continuación, extender la masa, incorporar la compota de frutas del bosque o las frutas confitadas enharinadas con una cucharadita de harina, hacer ligeros cortes de tiras en la masa y trenzar.

Colocar la trenza en una placa de pastelería untada con mantequilla y dejar subir 1 h 30 en un lugar templado.

Antes de la cocción, pintar la trenza con yema de huevo. Precalentar el horno a 180ºC y hornear durante 25 minutos.

 

Redescubriendo la avena

La avena es un cereal ideal para comenzar el día y puede ser un alimento completo para complementar cualquier rutina de ejercicios. Se puede acompañar con agua, leche, yogurt, sazonarlo con canela, cacao en polvo, trozos de frutas frescas o frutos secos. Se puede tomar fría o caliente. También se puede incorporar a los rebozados, rellenos, sopas

Contiene carbohidratos de absorción rápida, proteínas de alto valor biológico (ocho aminoácidos esenciales), grasas en su mayoría, no saturadas y ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico. También tiene un alto contenido en fibra lo cual favorece el tránsito intestinal y previene el estreñimiento. A nivel de aporte vitamínico, posee una buena proporción de vitaminas del complejo B y E así como también de oligoelementos como el sodio, potasio, magnesio, fósforo, hierro y cinc. También contiene betaglucanos que ayudan a absorber el colesterol y los ácidos biliares del intestino.

La avena contiene gluten por lo que no es recomendado su consumo en personas celíacas.

A continuación os dejamos una deliciosa receta: Bizcocho de Avena y Ciruelas, qué lo disfrutéis 😉

 

Bizcocho de Avena y Ciruelas

 
Ingredientes:

 
250 grs. de harina.

100 grs. de azúcar moreno.

2 huevos.

1 pizca de sal.

1 cucharadita de levadura en polvo.

1 pizca de vainilla en polvo.

1 vaso de aceite.

1 vaso de leche.

50 grs. de copos de avena.

4 ciruelas de buen tamaño.

Para la cobertura: un puñadito de copos de avena con azúcar moreno (opcional)

 
Elaboración:

 
Precalentar el horno a 120ºC.

Retirar el hueso de las ciruelas, cortarlas con la piel y reservar.

Batir los huevos e incorporar la leche, el aceite, la sal, la vainilla, el azúcar y mezclar bien. Una vez mezclados, añadir poco a poco la harina y la levadura en polvo.

Por último, agregar la avena y las ciruelas picadas (con piel y deshuesadas).

Engrasar un molde para hornear , verter la mezcla y cubrir con el resto de copos de avena y azúcar (opcional).

Hornear durante 45 minutos a unos 180ºC, retirar del horno cuando el bizcocho al pincharlo con un cuchillo salga limpio.

Desmoldar aún caliente, dejar reposar sobre una rejilla y a degustar =)