Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

colesterol

Prepara tu propio yogur en casa

Leche y yogur

El yogur es un alimento muy completo y polifacético, además de tener un rico contenido en vitaminas A y D, calcio, magnesio y fósforo, es excelente para la piel y sus proteínas se digieren mejor que las de la leche.

Además, ayuda a estabilizar la flora intestinal y los microorganismos del sistema digestivo, gracias a que sus bacterias convierten el azúcar de la leche (la lactosa) en ácido láctico, imposibilitando el desarrollo de bacterias dañinas en el intestino.

El yogur también facilita la asimilación de nutrientes, favorece la absorción de las grasas, combate las diarreas y el estreñimiento, disminuye el colesterol y reduce los efectos negativos de los antibióticos.

 

Ingredientes para 4 porciones individuales

 

1 litro de leche entera.

4 cucharadas de leche en polvo.

4 cucharadas de azúcar.

1 yogur natural.

 

Elaboración

 

Calentar 1 litro de leche entera en una olla hasta llegar aproximadamente a 85°C durante 30 minutos (justo antes de hervir), retirar del fuego y dejar templar.

Mientras disminuye la temperatura, agregar 4 cucharadas de leche en polvo y 4 cucharadas de azúcar, disolver suavemente para evitar la formación de grumos. El uso de la leche en polvo dará consistencia firme al yogur.

Cuando la temperatura de la leche llegue entre 45° y 43°C, añadir dos cucharadas de yogur natural y agitar suavemente.

Envasar la mezcla en un recipiente limpio con tapa y colocarlo en un sitio cálido de 4 a 6 horas. (Podéis aprovechar el calor del horno)

Una vez transcurrido el tiempo, refrigerar entre 3 y 4 horas, de esta manera evitaremos un crecimiento excesivo de bacterias que pueden darle mayor acidez a nuestro yogur.

 

El yogur refrigerado a temperatura de 4°a 5°C se puede mantener hasta una semana sin sufrir alteraciones en su sabor y textura.

 

Con esta base de yogur podemos elaborar helados, aderezos, salsas y deliciosas bebidas con frutas y por qué no, con un toque de Anís Chinchón.

Batidos de yogur con Anis Chinchon

¿Os animáis a prepararlo? 🙂

 

facebook twitter instagram

Sopa de Cebolla Gratinada

En Cocina con Chinchón queremos que redescubras un alimento muy versátil: La cebolla.

 

Muy sana y nutritiva, esconde numerosas propiedades medicinales entre sus capas ademásde resultar muy versátil en la cocina. Sus componentes principales son:Tipos de Cebollas agua (89%), glúcidos (8,6 g), fibra (1,6 g), proteínas (1,2 g) y grasas (0,2 g), con 38 calorías por 100 g. Rica en minerales y oligoelementos: calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre, bromo… También abundan la vitaminas A, B, C y E.

Posee un aceite esencial que contiene unasustancia volátil llamada alilo, con propiedades bactericidas y fungicidas. Su contenido en glucoquinina, una sustancia hipoglicemiante  resulta muy interesante ya que se considera como la «insulina vegetal», pues ayuda a combatir la diabetes. Sus enzimas favorecen la fijación de oxígeno por parte de las células, colaborando así en la función respiratoria.

La cebolla estimula numerosas funciones orgánicas, pues
es diurética, cardiotónica e hipoglucemiante.
Tiene asimismo propiedades antisépticas y emenagogas (regulación del ciclo menstrual).
Reduce, al igual que el ajo, la agregación plaquetaria (peligro de trombosis), así como los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico en la sangre.
De manera general, favorece el crecimiento, retrasa la vejez y refuerza las defensas orgánicas, sobre todo frente a agentes infecciosos.

La cebolla es imprescindible en la cocina pues es uno de los condimentos más empleados en la cultura gastronómica mediterránea. Gracias a su jugosidad, la cebolla permite cocinar con muy poco aceite y agua. Encurtida, frita, rebozada, hervida, al horno o cruda la cebolla es un alimento versátil. Es una planta que no debería faltar nunca en la mesa y debería comerse siempre cruda, pues la cocción destruye sus componente esenciales. Se puede comer en caldo, mezclada con otras verduras. Sobre todo, debería comerse en ensaladas cruda. Para estómagos delicados, puede dejarse la cebolla en maceración con aceite de oliva durante la noche, lo que le hace perder su acritud. Lo mismo si la introducimos dentro de agua con un poco de jugo de limón durante unos minutos. La ventaja de estos dos procedimientos anteriores es evitar que la cebolla pique, pero conservar sus propiedades.

Ahora que conocemos todos los beneficios que nos aporta este maravilloso alimento, cocinemos una deliciosa Sopa de Cebolla Gratinada =)

 

Sopa de Cebolla Gratinada

Sopa de Cebolla Gratinada

Ingredientes

 

500 g de cebollas

70 g de mantequilla con sal

1 cucharada de azúcar

1 cucharada de harina

2 litros de caldo de verduras.

200 g de queso rallado

Vino blanco seco 10 cl

Tomillo

Laurel

Nuez moscada

Sal

Pimienta

1 baguette en rodajas

 

 

Elaboración

 

Pelar las cebollas y cortar en tiras finas (o trozos pequeños ) .

Derretir la mantequilla en una sartén grande a fuego medio .

Agregar las cebollas.

Las cebollas se deben dorar sin que se quemen . Agregar un poco de agua en caso de que el color quede muy oscuro.

Cuando las cebollas estén bien doradas , agregar la harina y el vino blanco seco .

Mezclar bien y retirar del fuego. Trasladar la cebolla a una cacerola grande y agregar dos litros de caldo.

Añadir la sal, la pimienta , el azúcar , el tomillo y el laurel (o un ramillete de hierbas)

Cocer 45 minutos a fuego medio.

Al momento de servir , poner unos trozos de pan en el fondo de los cuencos Añadir un poco de queso rallado.

Llenar los contenedores con la sopa .

Añadir nuevas piezas de pan y cubrir la superficie con más queso rallado.

Sazonar ligeramente con sal y añadir un poco de pimienta y nuez moscada.

Colocar en el horno en modo grill hasta que el queso se dore bien .

¡Servir inmediatamente con mucho cuidado para no quemarnos!

 

Que lo disfrutéis =)

facebooktwitterinstagram

Redescubriendo la avena

La avena es un cereal ideal para comenzar el día y puede ser un alimento completo para complementar cualquier rutina de ejercicios. Se puede acompañar con agua, leche, yogurt, sazonarlo con canela, cacao en polvo, trozos de frutas frescas o frutos secos. Se puede tomar fría o caliente. También se puede incorporar a los rebozados, rellenos, sopas

Contiene carbohidratos de absorción rápida, proteínas de alto valor biológico (ocho aminoácidos esenciales), grasas en su mayoría, no saturadas y ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico. También tiene un alto contenido en fibra lo cual favorece el tránsito intestinal y previene el estreñimiento. A nivel de aporte vitamínico, posee una buena proporción de vitaminas del complejo B y E así como también de oligoelementos como el sodio, potasio, magnesio, fósforo, hierro y cinc. También contiene betaglucanos que ayudan a absorber el colesterol y los ácidos biliares del intestino.

La avena contiene gluten por lo que no es recomendado su consumo en personas celíacas.

A continuación os dejamos una deliciosa receta: Bizcocho de Avena y Ciruelas, qué lo disfrutéis 😉

 

Bizcocho de Avena y Ciruelas

 
Ingredientes:

 
250 grs. de harina.

100 grs. de azúcar moreno.

2 huevos.

1 pizca de sal.

1 cucharadita de levadura en polvo.

1 pizca de vainilla en polvo.

1 vaso de aceite.

1 vaso de leche.

50 grs. de copos de avena.

4 ciruelas de buen tamaño.

Para la cobertura: un puñadito de copos de avena con azúcar moreno (opcional)

 
Elaboración:

 
Precalentar el horno a 120ºC.

Retirar el hueso de las ciruelas, cortarlas con la piel y reservar.

Batir los huevos e incorporar la leche, el aceite, la sal, la vainilla, el azúcar y mezclar bien. Una vez mezclados, añadir poco a poco la harina y la levadura en polvo.

Por último, agregar la avena y las ciruelas picadas (con piel y deshuesadas).

Engrasar un molde para hornear , verter la mezcla y cubrir con el resto de copos de avena y azúcar (opcional).

Hornear durante 45 minutos a unos 180ºC, retirar del horno cuando el bizcocho al pincharlo con un cuchillo salga limpio.

Desmoldar aún caliente, dejar reposar sobre una rejilla y a degustar =)

Mero a la sal con toque Chinchón

merosalchinchon

El Mero es uno de los pescados más famosos de la cocina Española, por la firmeza de su carne y su potente y agradable sabor.

Nutricionalmente es uno de los pescados más completos, ya que aporta buenas cantidades de proteínas, minerales y vitaminas, teniendo a la vez un aporte calórico realmente muy bajo, por lo que también es ideal en dietas.

Además, es perfecto para las personas con problemas de colesterol, o para aquellas personas que sufren del estómago, ya que se digiere con una gran facilidad.

Hoy os traemos una receta diferente, especiada, exótica y deliciosa utilizando el mero como protagonista.

Ingredientes:

  • 1 mero entero, de aproximadamente 3 kilos.
  • 6 kilos de sal marina gruesa.
  • 1 cabeza de ajo.
  • 5 rodajas delgadas de naranja.
  • 1 limón cortado en finas rodajas.
  • 4 hojas de laurel.
  • Medio pimiento morrón picado en julianas.
  • 4 ramitas de tomillo.
  • 4 raíces de cilantro.
  • 1 copita de Anís Chinchón seco.
  • 3 unidades de pimienta de Jamaica.

Preparación.

  1. Retirar las escamas y agallas del pescado. Lavar muy bien y secar con papel absorbente.
  2. Hacer una abertura, pequeña, por el vientre y limpiar el pescado por dentro, con la ayuda de un cuchillo pequeño separar la carne a cada lado del espinazo, pero sin llegar al lomo.
  3. Rellenar la abertura con el ajo, ya triturado, la pimienta de Jamaica, el pimiento, el laurel, el tomillo, el cilantro, las rodajas de limón y naranja y finalmente rociar el interior con Anís Chinchón.
  4. Cerrar la abertura con palillos o cosiéndolo.
  5. En una bandeja con profundidad, colocar una capa de 3 cm de alto de sal. Colocar el pescado sobre esta capa y cubrir por completo con el resto de la sal.
  6. Hornear durante 45 minutos a 200ºC. Retirar del horno y dejar reposar.
  7. Con un martillo de cocina, romper la capa de sal de la superficie y retirar el exceso que cubre el pescado, teniendo cuidado de no romper la piel.

Servir con cuidado y disfrutar de esta diferente y rica receta que esperamos que os animéis a hacer.

facebook twitter instagram