Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

cocina

Pan de pita y Tzatziki

pita tzatziki

Esta semana en Cocina Con Chinchón, os traemos una receta muy refrescante, muy mediterránea y sobretodo, deliciosa y sana: Pan de pitaTzatziki.

De estas dos recetas podréis hacer muchas variaciones, elaborar vuestros propios kebaps y rellenarlos de lo que más os guste. La Tzatziki puede acompañar desde verduras crudas hasta las más tradicionales albóndigas griegas.

 

Pan de pita

Ingredientes

500 gr de harina

275 ml de agua

1 cdta. de sal

5 gr de levadura fresca (8 gr si es levadura seca)

Menta (opcional)

 

Elaboración
En un recipiente amplio o sobre una mesa de trabajo enharinada, verter la harina, la sal, el agua y amasar durante 2 minutos. Seguidamente, añadir la levadura desmenuzada y continuar amasando entre 10 -15 minutos. El resultado debe ser una masa elástica y lisa.

Dividir la masa en piezas de 80 g, alrededor de 10 piezas. Bolear las piezas hasta que estén lisas y consistentes. Para bolear la masa, se debe aplanar ligeramente la pieza y doblar cada extremo hacia el centro, presionar con los dedos hacia abajo y formar una bola a medida que se dobla. Voltear y colocar los bordes hacia abajo.

Dejar fermentar durante 45 minutos cubiertas con un paño húmedo.

Enharinar la superficie de trabajo y alisar con un rodillo las bolas de masa hasta que obtengan un diámetro de aproximadamente 15 cm, cubrir con un paño húmedo.

Precalentar el horno a 220ºC con la bandeja dentro.

Colocar con cuidado las piezas dentro del horno. Una vez entren en calor, comenzarán a hincharse y se debe estar muy atento de que no se doren en exceso.

Retirar del horno y envolver en un paño para mantener la temperatura.

 

Tzatziki

 

Ingredientes

1 diente de ajo pelado

250 grs de yogur

1 pepino, lavado y rallado

1 cucharada de aceite de oliva extra virgen

1/2 cucharada de vinagre de vino blanco

Eneldo al gusto

Sal y pimienta al gusto

 

Elaboración

Machacar el ajo en un mortero, añadir sal y pimienta al gusto. Verter el aceite y el vinagre. Majar hasta incorporar.

En un bol, mezclar el yogur, el pepino, el eneldo y la mezcla del ajo.

Ajustar el punto de sal y pimienta.

Ahora que tenemos estas dos recetas bases, ¿con qué te gustaría acompañarlo? 😉

facebook twitter instagram

 

Las aceitunas de mesa

 ¿Sabías que las aceitunas de mesa fusionan todos los gustos básicos? amargo, ácido, dulce y salado, lo que permite incorporarlas en cualquier receta culinaria.Aceite de olivas y aceitunas

Tanto la aceituna de mesa como el aceite de oliva han sido un alimento importante dentro de la dieta mediterránea. En España era un componente básico en el sustento diario de los jornaleros del campo andaluces y extremeños durante los siglos XIX y XX. Para los pueblos primitivos, el olivo y su fruto han sido siempre símbolo de paz, sabiduría y progreso y el aceite era apreciado por sus valores nutritivos y medicinales.

Desde entonces y hasta ahora, España ha liderado los mercados mundiales, tanto en volumen de producción como de comercialización.

Es considerada como un alimento de gran valor nutritivo, rica en componentes grasos, contiene todos los aminoácidos esenciales, gran cantidad de minerales, un notable contenido en carotenos (provitamina A), vitamina C, tiamina y fibra.

Cada 100 gramos de aceitunas suma 180 Kcal, 12 aceitunas aportan 40 Kcal aproximadamente. Esto equivale a ingerir una manzana de 200 gr, que aporta al organismo 120 kcal.

A continuación os dejamos unas recetas para preparar “Tapenade” en tres versiones, esperamos las disfrutéis.

 

Tapenade de aceitunas negras

tapenade de aceitunas negras 

 Ingredientes

– 250 g de aceitunas negras sin hueso.

– 6 filetes de anchoa en aceite.

– 3 cucharadas de alcaparras.

– 1 diente de ajo.

– 10 cl de aceite de oliva.

 

Elaboración

Picar las aceitunas y pelar los ajos.

Escurrir las anchoas, secar y desmenuzarlas.

Escurrir las alcaparras.

Colocar las aceitunas, anchoas y alcaparras en la picadora de alimentos.

Mezclar todo y añadir el aceite de oliva hasta obtener una pasta suave.

 

Tapenade de aceitunas verdes

tapenade de aceitunas verdes

 Ingredientes

– 250 g de aceitunas verdes sin hueso.

– 10 filetes de anchoa (la mitad del peso de las aceitunas).

– 100 g de alcaparras escurridas (aproximadamente 2 cucharadas).

– 15 cl de aceite de oliva.

– Pimienta Negra

– 3 dientes de ajo (opcional)

– 1 chorrito de zumo de limón (opcional)

 

Elaboración

Machacar las aceitunas deshuesadas, los filetes de anchoas y las alcaparras en un mortero o una picadora de alimentos.

Añadir poco a poco el aceite de oliva y seguir hasta obtener una pasta suave.

Sazonar con pimienta, ajo y zumo de limón si es necesario.

 

Tapenade de pimiento rojo

 tapenade pimiento rojo

 Ingredientes

360 gr de pimiento rojo cocido.

20 gr de alcaparras.

3 dientes de ajo.

15 cl de aceite de oliva.

La punta de un cuchillo de guindilla.

 

Elaboración

 Picar el pimiento en trozos gruesos y finamente las alcaparras.

Mezclar la pasta en forma envolvente, de modo que todos los ingredientes se integren bien.

Añadir la sal, la pimienta y el toque de guindilla.

Agregar el aceite de oliva poco a poco mientras se mezcla, hasta obtener una pasta suave.

 

Et voilà! Con estas deliciosas recetas podemos elaborar diversas preparaciones como huevos y tomates rellenos, tostas, verduras crudas, palmeritas, como relleno de…. En fin, recetas polifacéticas para un ingrediente polifacético  😉

Nota: recomendamos preparar la tapenade el día antes de consumirla.

¿Qué le pasa a mi bizcocho?

 
 
 

Muchas veces, hacer un simple bizcocho puede ser toda una odisea; existen muchos factores que nos impiden llegar al resultado deseado, muchos de ellos por desconocimiento.

A continuación presentamos algunos síntomas para detectar si tus bizcochos están “enfermos”:

Cuando el bizcocho no ha acabado de cocerse, se hunde en el centro tras sacarlo del horno.

Si la masa sube demasiado rápido por tener el horno muy fuerte, también se hundirá en el centro mientras se hornea.

Para que la corteza no quede “azucarada” hay que integrar bien la mantequilla y el azúcar.

Cuando tiene motas blancas encima puede deberse a que no se mezcló bien el azúcar. En el caso de un bizcocho ligero es mejor emplear azúcar glass, ya que se integra fácilmente.

Hay que tener siempre en cuenta la temperatura, si el horno está demasiado caliente, el bizcocho se puede encoger excesivamente. No es recomendable hornear a más de 180º, para que quede uniforme es mejor bajar la temperatura aunque suponga mayor tiempo de horneado.

Si al cortarlo se desmorona puede ser por emplear mucha levadura, haber batido demasiado la mezcla o se han incorporado los huevos muy rápido.

El espacio es muy importante, pueden salir bultos y grietas en el centro si el molde es muy pequeño para la mezcla. Esto ocurre a menudo con los moldes de corona, se agrietan ligeramente por la falta de espacio.

Cuando se pega al molde es porque se ha usado mucho azúcar en la receta. Si se va a endulzar con miel o sirope, se recomienda engrasarlo con aceite o mantequilla derretida y forrarlo con papel de horno.

Tener cuidado si se emplea un molde demasiado grande o si se forra con papel y este sobresale, el bizcocho quedará pálido por encima y tostado por debajo y por los lados.

Repartir bien la masa por el molde y comprobar que la rejilla no esté inclinada para que el bizcocho no crezca de forma irregular.

Batir bien la mezcla y revisar que la temperatura del horno no sea muy elevada para que no aparezcan agujeros en el bizcocho horneado.

 

Algunos remedios a tener en cuenta:

Cuando engrases tu molde, es mejor hacerlo con mantequilla derretida o aceite. Después del engrasado es conveniente tamizar la harina si se va a enharinar.

Para que suba uniformemente es recomendable colocarle bandas de cocción al molde, podemos hacerlas cortando unas tiras de toallas o paños de cocina, se humedecen y se colocan alrededor del molde sujetándolas con un imperdible.

Si el interior ha quedado demasiado seco puede ser por exceso de harina, levadura o porque  se ha mezclado demasiado tiempo. Podemos corregirlo envolviendo el bizcocho templado en film, quedará tierno y húmedo.

Ahora que ya sabemos cómo tratar a nuestro paciente, os dejaremos una receta para que podáis cautivar a todos con un bizcocho perfecto.

El Bizcocho Perfecto

 

“El Bizcocho Perfecto”

Ingredientes

  • 1 taza de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
  • 1 1/2 de harina para repostería.
  • 1 taza de azúcar.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 5 huevos (a temperatura ambiente y ligeramente batidos)
  • 1/2 cucharadita de sal gorda.

Elaboración

  • Precalentar el horno a 180º.
  • Engrasar ligeramente un molde de 11 X 21 cm.
  • En un bol, con la batidora eléctrica, mezclar la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla ligera y esponjosa.
  • Añadir la vainilla e ir incorporando poco a poco los huevos, batir bien. Con una espátula batir a mano la mezcla de manera envolvente. Poner la batidora en la velocidad mínima; añadir la sal y la harina gradualmente. Batir bien hasta obtener la consistencia deseada.
  • Verter la mezcla en el molde y hornear durante 65 min aproximadamente. Retirar del horno y dejar enfriar durante una hora, desmoldar y dejar enfriar por completo en una rejilla antes de cortar.

Descubre con Anís Chinchón famosos mitos y verdades sobre la cocina.

 ¿Conocéis algún mito culinario? ¡Compartidlo con nosotros!

A la hora de cocinar seguimos ciertas reglas o procedimientos que realizamos por que alguien alguna vez no los dijo, quizás algún abuelo, amigo o conocido, o a lo mejor son costumbres que han pasado de generación en generación. Seguramente os habéis preguntado si realmente son ciertas estas costumbres para cocinar,  por esta razón nuestra publicación de hoy está orientada a desvelar algunos misterios culinarios.

¿Sellar la carne la hace más jugosa?

¡Falso! Este mito nace en el siglo XIX cuando el químico alemán Justus von Liebig propuso que mediante la cocción de la carne a altas temperaturas se crearía un sellado formando una capa gruesa que impediría que se escapasen los jugos.

La cocina científica ha demostrado mediantes simples experimentos que el proceso no es verídico. La corteza que se forma al dorar un solomillo no es en absoluto impermeable al agua.

Sin embargo, esta practica es ideal  para cocinar deliciosos filetes ya que el sellado de las carnes exalta el sabor de las mismas mediante un proceso químico llamado reacción de Maillard o “browning”, lo que explica molecularmente su buen sabor. Esta reacción no solo se da en la carne sino también en las verduras y el pescado, incluso en el arroz (socarrat).

¿Agregar la sal en el punto de ebullición hace que los alimentos se cocinen más rápido?

¡Falso! Científicamente, añadir sal al agua altera el punto de ebullición, pero la concentración de sal disuelta en el agua está directamente relacionada con el aumento de la temperatura de ebullición.  Para notar una disminución del tiempo, habría que salar tanto el agua, que sería imposible de comer.

¿Se debe descongelar la comida a temperatura ambiente?
¡Falso! Descongelar por ejemplo, un pollo a temperatura ambiente duplica las bacterias nocivas. La forma ideal de hacerlo es descongelar los alimentos en la nevera, o el microondas utilizando una bolsa de plástico.

No se debe aclarar las setas con agua

¡Falso! Las setas son porosas al agua, pero un enjuague no hará mucha diferencia en el resultado final del plato. Y además garantiza que se consuman hongos limpios.  Así que si es necesario, no tengáis miedo a lavar vuestras setas.

¿Dejar la semilla del aguacate en el guacamole evitará que se ponga negro?

¡Falso! El guacamole se vuelve negro por el contacto con el aire (oxidación). Para evitar esto, lo mejor es cubrirlo con papel de aluminio o film,  presionando directamente sobre el guacamole,  para que no esté en contacto con el aire.

¿Los alimentos deben enfriarse a temperatura ambiente antes de ser refrigerados?

¡Verdadero! Lo recomendable es dejar enfriar los alimentos por lo menos dos horas, ya que el frio ayuda a mantener las propiedades de los mismos. Si se guarda un alimento caliente, alterará la temperatura de la nevera  y se perdería la refrigeración de los demás alimentos que se tengan en la misma.


Parpadelle con Pollo al Chinchón


Ingredientes:

– 8 muslos o contramuslos de pollo.
– 2 naranjas
– Media copa de Anís Chinchón
– 1 cebolla grande
– 8-10 champiñones laminados
– Pasta ancha (Parpadelle)
– 1 Cuchara de vinagre de Jerez
– Aceite, sal y pimienta.

Elaboración:

Dorar el pollo en una cazuela y salpimentar, añadir la cebolla y los champiñones troceados. Pasados unos minutos incorporar el zumo de naranja, el anís Chinchón y el vinagre. Dejamos que hierva hasta que se evapore el alcohol. Retiramos los trozos de pollo y batimos los ingredientes para hacer una salsa homogénea. Para presentar troceamos el pollo en piezas pequeñas, mezclamos con la pasta y bañamos con la salsa.

Hojaldre con crema de anís Chinchón


Ingredientes:

– Hojaldre.
– Crema de anís: leche, huevos, maicena, azúcar, anís en grano.
– Anís Dulce Chinchón.
– Opcional para decorar con crema de chocolate: chocolate, nata y mantequilla.

Elaboración:

Cortamos el hojaldre en cuadritos, lo untamos con los huevos batidos y lo metemos en horno a 160º.

Preparamos la crema de manera habitual, teniendo en cuenta que la leche la debemos aromatizar con los granos de anís añadiendo el Chinchón posteriormente, cuando la crema esta templadita.

Una vez que tenemos el hojaldre, lo partimos por la mitad y lo rellenamos con la crema. Si queremos decorarlo con la salsa de chocolate, En el momento de comer, lo salseamos con el chocolate.

Tiramisú al Anís Chinchón

 

El tiramisú es un postre frío muy versátil, de fácil elaboración e irresistible. Actualmente existen muchas versiones de este postre y nosotros te vamos a mostrar la nuestra poniéndole un toque de Anís Chinchón Dulce.

Descubre más recetas en nuestro blog Cocina Con Chinchón

Ingredientes:

500 g queso mascarpone

5 huevos

5 cucharadas de azúcar glass

40 bizcochos

2 tazas de café fuerte, sin azúcar

2 cucharadas de Anís Chinchón Dulce

Cacao en polvo, sin azúcar

 

Elaboración:

Separar las claras de las yemas

Batir las yemas con el azúcar y añadir el queso mascarpone, mezclar bien hasta conseguir una mezcla cremosa y muy consistente.

A continuación, montar las claras de huevo a punto de nieve, intentando que queden lo más compactas posible.

Añadir suavemente y de forma envolvente, las claras a punto de nieve a la mezcla hasta obtener una crema completamente homogénea.

Mezclar el café frío y el Anís Chinchón Dulce en un cuenco y sumergir los bizcochos durante 3 segundos en la mezcla de café y Anís Chinchón.

Colocar la mitad de los bizcochos de base en una fuente, cubrir con la mitad de la mezcla hecha con los huevos, colocar el resto de los bizcochos y cubrir con el restante de la mezcla.

Debe desposar en la nevera no menos de 4 horas, ya que lo ideal es que repose 12 horas.

Para servir, hay muchas opciones, se puede espolvorear cada porción con cacao en polvo, rallar un poco de cacao para crear virutas o un delicado toque de azúcar glass, algún grano de café, en fin, lo que más te guste.

Al tiramisú también se le puede añadir frutas entre las capas, sustituir el café por chocolate o zumos, elaborar en porciones individuales y por qué no, en una copa. Todo dependerá de la ocasión en la que lo sirvamos.

¿Te animas a hacer tu versión y compartirla con nosotros? 😉

 

Facebook Twitter Instagram

Crocanti de chocolate al Chinchón


Ingredientes:

– 400ml de Chinchón Seco
– 100g de frutos secos (nueces, almendras, pasas y dátiles)
– 200g de chocolate de cobertura

Elaboración:

En una cazuela ponemos el Chinchón junto con los frutos secos, previamente picados gruesos. Cocer a fuego medio hasta que se consuma todo el líquido. Fundir el chocolate y mezclar con los frutos secos, extendiendo en una capafina, y dejar enfriar para que endurezca.

Utilizar pequeñas porciones para decorar postres, o helados, o como acompañamiento para un buen café.

Crema de naranja al Chinchón


Ingredientes:

– 5 huevos
– 1 limón
– 4 naranjas de zumo
– 125gr de azúcar
– 1 cucharada de maizena
– 1 copa de anís Chinchón Dulce
– Nueces, pasas y pistachos

Elaboración:

Batir 5 yemas de huevo con 125g de azúcar. Añadir la corteza rallada de un limón y de una naranja. Después habrá que incorporar el zumo de cuatro naranjas y una copa de anís Chinchón Dulce, así como una cucharada sopera de harina de maíz (diluida previamente).

Cocer al baño maría para obtener una crema espesa. Batir las claras a punto de nieve, incorporar a la crema. Verter en copas de cristal y conservar en el frigorífico. Antes de servir adornar con rodajas de naranja, nueces picadas, pasas y pistachos. ¡Y a comer!

La Palomita


La Palomita es una bebida refrescante y tonificante que, aunque se tomaba originalmente para apagar la sed en las duras jornadas del campo, en la actualidad suele consumirse más por las propiedades digestivas con las que cuenta el Anís de Chinchón.

Su nombre, viene del color que toma la mezcla de anís y agua y el momento mejor para tomarlo es después de una comida copiosa.

Ingredientes

– Anís Chinchón Dulce
– Agua fría

Elaboración

Se mezclan el anís y el agua en un vaso de una sola vez y si se prefiere, se puede también añadir hielo.