Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

Cocina con Chinchón

Recetas con higos

El higo es una fruta otoñal muy recomendable para el organismo, sus propiedades nutricionales y beneficios lo convierten en un alimento muy importante para ser incluido en nuestra dieta.

Nos aporta una cantidad considerable de agua, vitaminas, minerales y una importante cantidad de fibra, lo que beneficia y facilita el tránsito intestinal, ayudando a contrarrestar algunos trastornos grastrointestinales. Su alto contenido en potasio y a la vez, su bajo contenido en sodio, resulta beneficioso para personas con problemas cardiovasculares e hipertensión.

También se le reconoce por sus propiedades favorables para el sistema respiratorio ya que posee un poder expectorante el cual ayuda a combatir afecciones como catarros, bronquitis o mucosidad excesiva.

A pesar de que existen muchas opiniones encontradas respecto al aporte energético de los higos y el aporte de grasa, podemos decir que no es excesivo, ya que cada 100 g de higos nos aportan 65 kcal. Incluirlos dentro de una dieta equilibrada nos beneficiará en muchos aspectos y obtendremos un estilo de vida mucho más saludable. 

Hay muchas formas de comer y preparar higos, y en Cocina Con Chinchón te hemos preparado unas recetas muy otoñales que te abrirán el apetito y harán disfrutar de esta estación como ninguna otra 😉

 

Visita nuestro blog y descubre nuestras recetasGalette de higos con crema de queso y miel

 

Ingredientes

 

150 g harina

100 g de mantequilla sin sal (fría)

80 ml de leche

1 pizca de azúcar

1/2 cucharadita de sal

1 huevo batido (para pintar)

250 g de crema de queso

6 Higos

3 cucharadas de miel

 

Elaboración

 

En un bol, mezclar la harina, el azúcar y la sal. Añadir la mantequilla cortada en trozos pequeños y triturar hasta obtener una contextura de migas. Agregar la leche y amasar. Enharinar la mesa de trabajo, volcar la mezcla y amasar ligeramente, será una masa muy pegajosa. Envolver la masa con film y refrigerar durante mínimo 2 horas.

Precalentar el horno a 200ºC y engrasar una bandeja o prepararla con el papel de horno o silicona.

Estirar la masa en forma de círculo, añadir más harina en caso de ser necesario, de un grosor de 8 mm aproximadamente. Colocar sobre la bandeja engrasada, pintar levemente la masa con el huevo y añadir la crema de queso, los higos y para finalizar, la miel.

Doblar los bordes hacia el centro de la galette, apretándolos firmemente. Pintar con el resto del huevo y hornear durante 20 – 25 minutos o hasta que esté dorada.

Retirar del horno, dejar enfriar sobre una rejilla y disfrutar.

Un truco delicioso: si se dejan macerando los higos unas horas con un poco de Anís Chinchón Dulce tendrán un sabor irresistible 😉

 

Visita nuestro blog y descubre nuestras recetasFocaccia de higos

 

Ingredientes:

 

500 g de harina

15 g de levadura de cerveza

120 ml de aceite de oliva

35 g de sal

higos

 

Elaboración:

 

Encender el horno a 220º C.

En un tazón pequeño, preparar la salmuera de la focaccia: mezclar 65 ml de aceite de oliva virgen extra, 25 g de sal y 65 ml de agua templada. Mezclar bien y reservar.

En una taza, disolver la levadura en agua tibia.

Tomar un recipiente grande, verter la harina, añadir 20 ml de aceite de oliva virgen extra y mezclar con una cuchara de madera, poco a poco añadiendo 300 ml de agua templada. Una vez la masa tenga una consistencia homogénea, formar una bola, enharinar la mesa de trabajo y dejar reposar, cubierta con un paño durante 10 minutos.

Lavar los higos y cortar en trozos.

Preparar una bandeja con papel de horno, y estirar la masa con la ayuda de las manos, dejar reposar otros 10 minutos y posteriormente, pinchar ligeramente la masa con los dedos. Dejar reposar durante 20 minutos.

Verter la salmuera (preparada en el primer paso) en los agujeros de la masa. Colocar los higos y hornear durante 30 minutos aproximadamente.

A esta receta se le puede añadir algún queso de cabra, rúcula, frutos secos o lo que tu apetito te pida en el momento =)

 

Visita nuestro blog y descubre nuestras recetasGalletas rústicas de higos y almendras con un toque de chinchón

 

Ingredientes

 

200 g de harina

16 g de levadura

1 pizca de sal

150 g de mantequilla pomada

125 g de azúcar

1 huevo

1 toque de vainilla

almendras al gusto

clara de huevo

higos

1 cucharadita de Anís Chinchón Dulce

 

Elaboración

 

Tamizar en un cuenco la harina junto a la levadura y la pizca de sal. Añadir la mantequilla junto al azúcar y mezclar con las manos hasta obtener una masa con migas. Agregar la vainilla, el huevo y el toque de Anís Chinchón Dulce. Amasar hasta que la masa se desmigue un poco pero que sea manejable.

A continuación, se forma un rulo de 6 cm de diámetro aproximadamente, se envuelve en film y se deja refrigerar durante mínimo una hora. Mientras se espera, se pueden cortar los higos en trozos pequeños y reservar.

Precalentar el horno a 180º.

Una vez transcurrido el tiempo, preparar una bandeja con papel de horno o con una lámina de silicona para hornear, cortar el rulo en rodajas, se pinta con la clara de huevo y se le colocan por encima los higos picados y las almendras.

Hornear durante 10 minutos aproximadamente o hasta que las galletas tornen ligeramente a un color dorado. Retirar del horno, dejar en la bandeja durante unos cinco minutos y se dejan enfriar en una rejilla.

 

¡Comparte con nosotros tus recetas!

Síguenos en Facebook Síguenos en TwitterSíguenos en Instagram

Postres divertidos

Estamos seguros que a la mayoría os gusta un buen plato de pasta o un delicioso trozo de chocolate…En Cocina Con Chinchón hemos decidido unir estos dos elementos y probar un postre divertido:

Tallarines de chocolate con coulis de frambuesa con un toque de Anís Chinchón.

La pasta de chocolate es muy versátil, la podéis hacer de la forma que más os guste, por ejemplo, podéis hacer unos deliciosos raviolis rellenos de queso mascarpone, acompañarlos de crema inglesa con un toque de café o cualquier fruta fresca de temporada en trozos, coulis o mermelada. Como siempre os decimos, hay que dar rienda suelta a la imaginación. 😉

 

Tallarines de Chocolate con Anis ChinchonIngredientes

 

1 taza de harina

2 huevos, ligeramente batidos

60 g de chocolate negro

2 cucharadas de cacao en polvo

1 cucharada de azúcar glass

 

Elaboración

 

Batir todos los ingredientes hasta formar una bola.

Enharinar la superficie de trabajo y amasar durante 10 min.

Aplanar la bola de masa con las manos y colocar en la máquina para hacer pasta, en el grosor máximo. Se debe pasar 2 veces por el rodillo de la máquina. En caso de no tener una máquina para pasta, se puede estirar con un rodillo.

En un cazo, poner agua a hervir.

Cortar la pasta al gusto, cocer la pasta durante 3 min, retirar y escurrir.

 

Coulis de frambuesa

Ingredientes

 

120 g de frambuesas

60 g de azúcar

1/2 taza de agua

1 gota de limón

1 toque de Anís Chinchón

 

Elaboración

 

Poner todos los ingredientes en un cazo, cocer a fuego lento durante 10 minutos. Con la ayuda de una batidora, batir todos los ingredientes y añadir un toque de Anís Chinchón.

Colar el puré obtenido con un colador fino o un chino, reservar y servir.

 

¿Con cuál salsa acompañaríais vuestra pasta de chocolate? 😉

Síguenos en Facebook Síguenos en TwitterSíguenos en Instagram

Ensaimadas con un toque de Anís Chinchón

¿A quién no le gusta una Ensaimada recién salida del horno?

 

Esta deliciosa pieza tradicional mallorquina cuenta con un valor histórico y cultural incalculable. Se dice que su forma se asemeja a los turbantes árabes y que su nombre proviene de la palabra “saïm” que significa “manteca de cerdo” en árabe.

 

La tradicional Ensaimada de Mallorca no lleva ningún relleno, sin embargo, nos las podemos encontrar rellenas de cabello de ángel, nata, crema pastelera, crema quemada, chocolate, sobrasada y nuestra preferida: con un toque de Anís Chinchón Dulce.

 

En Cocina Con Chinchón nos hemos atrevido a hacer una versión de esta fantástica receta, ¿os animáis a realizar estas delicias para pasar un día muy dulce? 😉

 

Ensaimada con un toque de Anís ChinchónIngredientes

 

250 g de harina de fuerza

75 g de azúcar glas

50 g de manteca de cerdo

75 g de mantequilla

3 huevos

10 g de levadura prensada

125 ml de leche tibia

1 toque de Anís Chinchón Dulce

 

Elaboración

 

En un bol, añadir el azúcar, los huevos, una cucharada de manteca y un toque de Anís Chinchón Dulce. Mezclar el agua con la levadura, disolver y añadir al bol. Con la ayuda de un colador o tamiz, añadir la harina y amasar.

Esta masa se debe trabajar muy bien y se recomienda untar un poco de aceite de oliva en las manos para terminar de amasar. La contextura final debe ser muy elástica.

Dejar reposar toda la noche dentro del horno apagado o en un sitio libre de corrientes de aire, hasta que doble su volumen.

 

Cortar los trozos de masa, esto dependerá del tamaño que se quiera obtener, dejar reposar durante 45 minutos.

 

Preparar la bandeja de horno y engrasar.

 

Para facilitar la manipulación de la masa, se recomienda aceitar un poco el área de trabajo para evitar que se pegue. Con un rodillo, estirar la masa y esparcir la manteca por encima, cubriéndola muy bien. Con las manos, dar un último “estirón” a la masa, tratando de dejarla lo más fina posible, enrollarla a lo largo y después envolver la masa en forma de espiral sobre la bandeja de horno. Se debe dejar un espacio adecuado entre las ensaimadas. Una vez todas las ensaimadas estén en la bandeja, introducirlas nuevamente en el horno hasta que dupliquen su volumen.

 

Una vez duplicado su tamaño, encender el horno 160º y hornear durante unos 20 minutos aproximadamente o cuando doren. Retirar del horno y espolvorear con el azúcar glas.

 

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter @AnisChinchon Síguenos en Instagram @CocinaConChinchon

El hojaldre y su historia

La mayoría sentimos una atracción especial hacia el hojaldre, esa polifacética masa que se deja moldear de diversas maneras pero, ¿qué sabemos sobre su origen?.Hojaldre Anís Chinchón

Algunos autores afirman que fue el pastelero francés, Claude Lorrain (también conocido como Claude Gellée), quien alrededor de 1613, se encontraba elaborando bases para unos populares pasteles en esa época, con una masa que llevaba gran cantidad de mantequilla (por lo cual el resultado era ligero y crujiente) pero al final de la preparación se dio cuenta que había olvidado integrar este ingrediente por lo que para enmendar su error, estiró la pasta lo más delgada posible y la untó de mantequilla, después dobló y estiró la masa repetidas veces para ocultar su falta. La gran sorpresa fue ver que el resultado de su descuido produjo una masa mucho más crujiente y ligera. Como se ve, el descubrimiento del hojaldre fue laborioso, pues no consiguió la perfección hasta después de muchos ensayos. Al principio Lorrain no comprendió que la delicadeza de la pasta era debida a la manera de doblarla, hasta que descubrió que el quid era el plegado alternado.

Se sabe que ya existían masas parecidas al hojaldre desde los griegos y árabes, pero eran elaboradas con aceite en lugar de mantequilla o sobreponiendo finas capas de masa una arriba de otra para dar un producto ligero similar al actual hojaldre.

Hoy en día disfrutamos de una gran variedad de productos elaborados con esta masa, ya sean salados o dulces, todos disfrutamos de la ligereza y lo crujiente de su resultado.

 

Ingredientes

 

  • 500 gr de harina blanca de fuerza
  • 250 ml de agua fría
  • 75 gr de mantequilla sin sal derretida
  • 2 cucharaditas de sal
  • 300 gr de mantequilla sin sal

 

Elaboración

 

Tamizar la harina sobre una superficie fría y hacer un hueco en el centro (tipo volcán). Agregar el agua, la mantequilla derretida y la sal. Mezclar todo con los dedos.

Con una espátula o rasqueta de pasta, trabajar la mezcla de harina y mantequilla hasta que se formen unos grumos sueltos. Añadir más agua si la pasta está seca.

 

ChinchónHojaldre Hacer una bola con la pasta. Realizar dos cortes en forma de cruz en la parte superior y envolver en papel sulfurizado (papel de horno) enharinado y enfriar 30 minutos.
Chinchónhojaldre Sobre una superficie fría, aplanar la mezcla básica y extender con el rodillo formando una cruz y dejandoun montículo en el centro.
HojaldreChinchon Poner el cuadrado de mantequilla en el centro de la cruz. Doblar cadapunta, estirando ligeramente la pasta para cubrir totalmente la mantequilla.Espolvorear con la harina la superficie de trabajo y pasar el rodillo por encima de la pasta para sellar bienlos bordes; extender la pasta hasta formar un rectángulo.
hojaldrechinchon1Extender la pasta hasta formar un rectángulo de 20 X 45 cm. Doblar el tercio inferior hacia el centro.Doblar el tercio superior de la pasta sobre los tercios ya doblados y con la ayuda de un pincel eliminar el  exceso de harina.La pasta debe formar un cuadrado, tener tres capas y los bordes deben coincidir. Darle la vuelta.
hojaldreanischinchon Dar un cuarto de vuelta al cuadrado, de forma que el borde expuesto quede a la derecha, como si la pastafuese un libro. Presionar delicadamente los bordes para sellarlos.
anischinchonhojaldreExtender la pasta hasta obtener un rectángulo de 20 X 45 cm. Doblar de nuevo en tercios; sellar los bordes. Enfriar en la nevera durante 30 minutos. Volver a extender, doblar y dar la vuelta a la pasta dos veces mas.

Consejos

 

  • Preparar el hojaldre en una habitación fría y sobre una superficie de mármol.

 

  • Preparar el hojaldre un día antes de utilizarlo, de esta forma será mucho más fácil de manejar y dar forma.

 

  • Una vez envuelta la mantequilla en la pasta básica, ponerla en la nevera 30 minutos más para qumarcarhojaldree ambos componentes tengan la misma temperatura.

 

  • Marcar la pasta para recordar el número de vueltas.

 

  • Para que la pasta suba uniformemente, es esencial enfriarla bien después de cada segunda vuelta y se le han de hacer unos cortes antes de hornear.

 

  • Para más seguridad, enfriar la pasta en la nevera por última vez durante 30 minutos una vez se haya cortado en la forma deseada.

 

  • Utilizar un termómetro de horno para que la pasta se hornee a la temperatura correcta. Si el horno está demasiado frío la mantequilla de la pasta se derretirá y el hojaldre no subirá correctamente.

 

Hagamos un breve repaso:

Preparar una pasta con la harina, el agua, la mantequilla derretida y la sal. Ablandar ligeramente los 300 g de mantequilla y formar con ella un cuadrado de 2 cm de grosor. Extender con un rodillo la pasta sobre una superficie de trabajo fría y ligeramente enharinada, colocar la mantequilla en el centro y envolver con la pasta. Extender la pasta, doblar y dar la vuelta seis veces, dejar enfriar en la nevera durante 30 minutos entre cada extendido.

 

Esperamos que os animéis a realizar la pasta de Hojaldre y compartáis en Cocina Con Chinchón vuestras deliciosas creaciones 😉

facebooktwitterinstagram

Sopa de Cebolla Gratinada

En Cocina con Chinchón queremos que redescubras un alimento muy versátil: La cebolla.

 

Muy sana y nutritiva, esconde numerosas propiedades medicinales entre sus capas ademásde resultar muy versátil en la cocina. Sus componentes principales son:Tipos de Cebollas agua (89%), glúcidos (8,6 g), fibra (1,6 g), proteínas (1,2 g) y grasas (0,2 g), con 38 calorías por 100 g. Rica en minerales y oligoelementos: calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre, bromo… También abundan la vitaminas A, B, C y E.

Posee un aceite esencial que contiene unasustancia volátil llamada alilo, con propiedades bactericidas y fungicidas. Su contenido en glucoquinina, una sustancia hipoglicemiante  resulta muy interesante ya que se considera como la «insulina vegetal», pues ayuda a combatir la diabetes. Sus enzimas favorecen la fijación de oxígeno por parte de las células, colaborando así en la función respiratoria.

La cebolla estimula numerosas funciones orgánicas, pues
es diurética, cardiotónica e hipoglucemiante.
Tiene asimismo propiedades antisépticas y emenagogas (regulación del ciclo menstrual).
Reduce, al igual que el ajo, la agregación plaquetaria (peligro de trombosis), así como los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico en la sangre.
De manera general, favorece el crecimiento, retrasa la vejez y refuerza las defensas orgánicas, sobre todo frente a agentes infecciosos.

La cebolla es imprescindible en la cocina pues es uno de los condimentos más empleados en la cultura gastronómica mediterránea. Gracias a su jugosidad, la cebolla permite cocinar con muy poco aceite y agua. Encurtida, frita, rebozada, hervida, al horno o cruda la cebolla es un alimento versátil. Es una planta que no debería faltar nunca en la mesa y debería comerse siempre cruda, pues la cocción destruye sus componente esenciales. Se puede comer en caldo, mezclada con otras verduras. Sobre todo, debería comerse en ensaladas cruda. Para estómagos delicados, puede dejarse la cebolla en maceración con aceite de oliva durante la noche, lo que le hace perder su acritud. Lo mismo si la introducimos dentro de agua con un poco de jugo de limón durante unos minutos. La ventaja de estos dos procedimientos anteriores es evitar que la cebolla pique, pero conservar sus propiedades.

Ahora que conocemos todos los beneficios que nos aporta este maravilloso alimento, cocinemos una deliciosa Sopa de Cebolla Gratinada =)

 

Sopa de Cebolla Gratinada

Sopa de Cebolla Gratinada

Ingredientes

 

500 g de cebollas

70 g de mantequilla con sal

1 cucharada de azúcar

1 cucharada de harina

2 litros de caldo de verduras.

200 g de queso rallado

Vino blanco seco 10 cl

Tomillo

Laurel

Nuez moscada

Sal

Pimienta

1 baguette en rodajas

 

 

Elaboración

 

Pelar las cebollas y cortar en tiras finas (o trozos pequeños ) .

Derretir la mantequilla en una sartén grande a fuego medio .

Agregar las cebollas.

Las cebollas se deben dorar sin que se quemen . Agregar un poco de agua en caso de que el color quede muy oscuro.

Cuando las cebollas estén bien doradas , agregar la harina y el vino blanco seco .

Mezclar bien y retirar del fuego. Trasladar la cebolla a una cacerola grande y agregar dos litros de caldo.

Añadir la sal, la pimienta , el azúcar , el tomillo y el laurel (o un ramillete de hierbas)

Cocer 45 minutos a fuego medio.

Al momento de servir , poner unos trozos de pan en el fondo de los cuencos Añadir un poco de queso rallado.

Llenar los contenedores con la sopa .

Añadir nuevas piezas de pan y cubrir la superficie con más queso rallado.

Sazonar ligeramente con sal y añadir un poco de pimienta y nuez moscada.

Colocar en el horno en modo grill hasta que el queso se dore bien .

¡Servir inmediatamente con mucho cuidado para no quemarnos!

 

Que lo disfrutéis =)

facebooktwitterinstagram

¿Quién ha dicho que las magdalenas tenían que ser dulces?

 

Magdalenas de calabacón, bacon y quesoEn Cocina con Chinchón te enseñaremos a sacarle partido a las magdalenas, déjate inspirar por nuestras recetas especiales con Anís Chinchón y diviértete creando las tuyas. 😉

 

Magdalenas de calabacín, bacon y queso

Ingredientes:

1/4 cucharadita de aceite de oliva

1 taza de leche

2 huevos ligeramente batidos

1 taza de harina con levadura

1 taza de harina sin levadura

1 cucharadita de levadura en polvo

2 lonchas de bacon en tiras finas

12 lonchas finas de calabacín a la plancha

1/2 chalote finamente picada

1/2 taza de queso rallado (al gusto)

 

Elaboración:

Calentar con un poco de aceite una sartén a fuego medio. Añadir el bacon y cocinar durante 5 minutos o hasta que esté crujiente. Dejar enfriar y cortar en trozos.

Precalentar el horno a 180ªC y preparar la bandeja para magdalenas con las fundas de papel.

Tamizar los distintos tipos de harina en un bol y hacer un hueco en medio. Añadir el aceite de oliva, la leche, los huevos, el bacon y mezclar bien.  Doblar el calabacín junto con el queso.

Con la ayuda de una cuchara, rellenar el molde de magdalenas con la mezcla. Hornear durante 20 minutos o hasta que estén dorados y tengan un tacto firme. Retirar del horno y dejarlos reposar 5 minutos, luego enfriar en una rejilla y servir.

Recordad que podéis alegrar la receta con un toque de Anís Chinchón 😉

 

¿Más ideas?

  • Magdalenas de champiñones, puerros y queso cheddar.
  • Magdalenas de calabaza y nueces.
  • Magdalenas de espinacas, queso de cabra y piñones.
  • Magdalenas de tomate seco, albahaca y queso parmesano.

 

Si os animáis a hacer alguna de estas deliciosas magdalenas saladas podéis compartirla con nosotros a través de nuestras redes sociales.

facebook twitter instagram

Pan de Anís Chinchón

El pan, un alimento elemental en la dieta de casi todas las naciones y presente en la humanidad desde tiempos prehistóricos, ha sido parte de nuestros menús desde siempre, por su versatilidad y buen sabor.

Hoy en día, muchas personas eliminan el pan de sus platos con la errónea creencia de que este engorda, dicha afirmación es incorrecta ya que  el pan no tiene grasas, de manera que si se consume una ración adecuada para cada caso, contribuirá a mantener una dieta equilibrada.

El pan aporta hidratos de carbono que proporcionan energía y ayudan a mantener una composición corporal óptima,  si no se incorporan los mismos en la dieta, la energía se obtiene a través de las proteínas corporales o de la grasa.

Además, el pan contiene vitaminas del grupo B que intervienen en el aprovechamiento de los nutrientes obtenidos de la dieta. También aporta fósforo, magnesio y potasio. Es una fuente excelente de fibra, especialmente el pan integral.

Muchos pensaréis que hacer pan casero es una tarea difícil y que requiere mucho tiempo. En Cocina con Chinchón queremos ofrecer una sencilla y deliciosa receta de Pan de Anís. Os aseguramos que el esfuerzo merece la pena, porsu delicioso sabor y aroma, ideal para merendar en torno a una humeante taza de café.

Descubre nuestras recetas en el blog

Ingredientes

  • 3 cucharadas de Anís Chinchón Dulce
  • 2 cucharadas de semillas de anís
  • 1 1/2 de levadura de panadería
  • 1 1/2 taza de azúcar
  • 1/4 taza de mantequilla
  • 2 3/4 taza de harina de fuerza
  • 2 tazas de harina todo uso
  • 1 1/2 cucharadita de sal
  • 1 huevo

 

Elaboración

  1. Colocar el Anís Chinchón, las semillas de Anís, y el agua en una cacerola. Llevar a punto de ebullición y dejar enfriar.
  2. Agregar la levadura de panadería al agua anisada (incluyendo las semillas)  incorporar el azúcar y dejar descansar durante 5 minutos.
  3. Añadir la harina, la mantequilla derretida, la sal y mezclar todos los ingredientes.
  4. Lentamente agregar la harina de fuerza y continuar mezclando. Amasar durante 5 minutos hasta obtener una masa elástica y que se despegue de las paredes del recipiente. Agregar más harina si la masa está muy pegajosa.
  5. Dejar reposar la masa durante una hora.
  6. Hacer bolas del tamaño de una pelota de golf, tapar con papel transparente y dejar reposar durante 5 minutos más.
  7. Colocar las bolitas en una bandeja con papel de horno, y pintarlos con huevo batido. Dejar que descansen durante media hora.
  8. Hornear durante 12 -15 minutos, hasta que estén dorados. Servir tibios a temperatura ambiente.

 Y recordad que el pan debe formar parte de la dieta, especialmente de los niños y jóvenes que gastan muchas calorías o de las personas que hacen un esfuerzo adicional como los deportistas o los que trabajan en oficios que requieren un gran esfuerzo físico. 

¿Os animáis a preparar vuestra versión? 😉

Síguenos en Facebook Síguenos en TwitterSíguenos en Instagram