Pan de Anís Chinchón

El pan, un alimento elemental en la dieta de casi todas las naciones y presente en la humanidad desde tiempos prehistóricos, ha sido parte de nuestros menús desde siempre, por su versatilidad y buen sabor.

Hoy en día, muchas personas eliminan el pan de sus platos con la errónea creencia de que este engorda, dicha afirmación es incorrecta ya que  el pan no tiene grasas, de manera que si se consume una ración adecuada para cada caso, contribuirá a mantener una dieta equilibrada.

El pan aporta hidratos de carbono que proporcionan energía y ayudan a mantener una composición corporal óptima,  si no se incorporan los mismos en la dieta, la energía se obtiene a través de las proteínas corporales o de la grasa.

Además, el pan contiene vitaminas del grupo B que intervienen en el aprovechamiento de los nutrientes obtenidos de la dieta. También aporta fósforo, magnesio y potasio. Es una fuente excelente de fibra, especialmente el pan integral.

Muchos pensaréis que hacer pan casero es una tarea difícil y que requiere mucho tiempo. En Cocina con Chinchón queremos ofrecer una sencilla y deliciosa receta de Pan de Anís. Os aseguramos que el esfuerzo merece la pena, porsu delicioso sabor y aroma, ideal para merendar en torno a una humeante taza de café.

Descubre nuestras recetas en el blog

Ingredientes

  • 3 cucharadas de Anís Chinchón Dulce
  • 2 cucharadas de semillas de anís
  • 1 1/2 de levadura de panadería
  • 1 1/2 taza de azúcar
  • 1/4 taza de mantequilla
  • 2 3/4 taza de harina de fuerza
  • 2 tazas de harina todo uso
  • 1 1/2 cucharadita de sal
  • 1 huevo

 

Elaboración

  1. Colocar el Anís Chinchón, las semillas de Anís, y el agua en una cacerola. Llevar a punto de ebullición y dejar enfriar.
  2. Agregar la levadura de panadería al agua anisada (incluyendo las semillas)  incorporar el azúcar y dejar descansar durante 5 minutos.
  3. Añadir la harina, la mantequilla derretida, la sal y mezclar todos los ingredientes.
  4. Lentamente agregar la harina de fuerza y continuar mezclando. Amasar durante 5 minutos hasta obtener una masa elástica y que se despegue de las paredes del recipiente. Agregar más harina si la masa está muy pegajosa.
  5. Dejar reposar la masa durante una hora.
  6. Hacer bolas del tamaño de una pelota de golf, tapar con papel transparente y dejar reposar durante 5 minutos más.
  7. Colocar las bolitas en una bandeja con papel de horno, y pintarlos con huevo batido. Dejar que descansen durante media hora.
  8. Hornear durante 12 -15 minutos, hasta que estén dorados. Servir tibios a temperatura ambiente.

 Y recordad que el pan debe formar parte de la dieta, especialmente de los niños y jóvenes que gastan muchas calorías o de las personas que hacen un esfuerzo adicional como los deportistas o los que trabajan en oficios que requieren un gran esfuerzo físico. 

¿Os animáis a preparar vuestra versión? 😉

Síguenos en Facebook Síguenos en TwitterSíguenos en Instagram

Print Friendly