Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

¿Quién ha dicho que las magdalenas tenían que ser dulces?

 

Magdalenas de calabacón, bacon y quesoEn Cocina con Chinchón te enseñaremos a sacarle partido a las magdalenas, déjate inspirar por nuestras recetas especiales con Anís Chinchón y diviértete creando las tuyas. 😉

 

Magdalenas de calabacín, bacon y queso

Ingredientes:

1/4 cucharadita de aceite de oliva

1 taza de leche

2 huevos ligeramente batidos

1 taza de harina con levadura

1 taza de harina sin levadura

1 cucharadita de levadura en polvo

2 lonchas de bacon en tiras finas

12 lonchas finas de calabacín a la plancha

1/2 chalote finamente picada

1/2 taza de queso rallado (al gusto)

 

Elaboración:

Calentar con un poco de aceite una sartén a fuego medio. Añadir el bacon y cocinar durante 5 minutos o hasta que esté crujiente. Dejar enfriar y cortar en trozos.

Precalentar el horno a 180ªC y preparar la bandeja para magdalenas con las fundas de papel.

Tamizar los distintos tipos de harina en un bol y hacer un hueco en medio. Añadir el aceite de oliva, la leche, los huevos, el bacon y mezclar bien.  Doblar el calabacín junto con el queso.

Con la ayuda de una cuchara, rellenar el molde de magdalenas con la mezcla. Hornear durante 20 minutos o hasta que estén dorados y tengan un tacto firme. Retirar del horno y dejarlos reposar 5 minutos, luego enfriar en una rejilla y servir.

Recordad que podéis alegrar la receta con un toque de Anís Chinchón 😉

 

¿Más ideas?

  • Magdalenas de champiñones, puerros y queso cheddar.
  • Magdalenas de calabaza y nueces.
  • Magdalenas de espinacas, queso de cabra y piñones.
  • Magdalenas de tomate seco, albahaca y queso parmesano.

 

Si os animáis a hacer alguna de estas deliciosas magdalenas saladas podéis compartirla con nosotros a través de nuestras redes sociales.

facebook twitter instagram

Las Frutas del Bosque

Las frutas rojas o frutas del bosque son, principalmente, bayas y cuentan con una serie de características y cualidades verdaderamente irresistibles, asociadas a la presencia de diversas sustancias que propician la prevención cardiovascular  y el antienvejecimiento, como son los flavonoides, los antocianos y los compuestos antioxidantes en general.

Frutas del bosque

Incluir estas frutas en la dieta hace que llegue a nuestro organismo una buena cantidad de sustancias beneficiosas sin que tengamos que renunciar a los sabores dulces. Algunas tienen multitud de variedades como la mora o la fresa. Otra peculiaridad en esta clasificación se debe al hecho de que algunos de estos frutos son principalmente silvestres, como la mora, la frambuesa o la endrina.

Se componen de un elevado contenido de agua, por lo que son poco calóricas en general (alrededor de 30 – 40 Kcal/100 gr)

Esta energía viene dada por el contenido de hidratos de carbono en forma de azúcares que proporciona su sabor dulce, ya que no contienen grasas y prácticamente carecen de proteínas. Sin embargo, son alimentos muy nutritivos debido a su elevada cantidad de fibra, vitaminas, (especialmente la vitamina C, la provitamina A o el ácido fólico) y minerales como el potasio, el magnesio o el calcio.

Su alto contenido en vitamina C, provitamina A y flavonoides les otorga la merecida denominación de alimentos funcionales naturales, que son aquellos que además de sus propiedades nutricionales, poseen algún componente que hace que su consumo resulte beneficioso para la salud.

Asimismo, el potasio, tan abundante en estas frutas, es un mineral que, unido a la gran cantidad de agua que contienen, proporciona un efecto diurético.

Dentro del grupo de frutas rojas o frutas del bosque podemos incluir: arándanos, endrinas o arañones, frambuesas, fresas, fresones, grosellas y moras.

Las temporadas de recogida y consumo de cada una es:

Arándano: de mayo a septiembre.

Endrina: de septiembre a noviembre.

Frambuesa: de junio a julio.

Fresa: de diciembre a junio.

Fresón: de febrero a mayo.

Grosella: durante todo el año.

Mora: de agosto a octubre.

 

Ahora que ya conocemos todos los beneficios que nos aportan las frutas del bosque, hagamos uso de ellas con estas deliciosas recetas:

 

Compota de frutas del bosque con un toque de Anís Chinchón

Frutas del bosque con azúcar

Ingredientes

750 gr de frutas como fresas, cerezas, frambuesas, moras, arándanos, grosellas (frescas o congeladas)100 ml de zumo de manzana
3 cucharadas de azúcar

1 cucharada de Anís Chinchón

 

Preparación

Lavar la fruta, escurrir bien en un colador, quitar los tallos y huesos, en caso de emplear cerezas.

En una cacerola mezclar el zumo con el azúcar y llevar a ebullición

Añadir toda la fruta, tapar y bajar el fuego al mínimo. Dejar cocer unos 5-7 minutos (es importante que la cocción sea suave desde el principio).

Si durante la cocción el líquido disminuye demasiado, añadir 3 o 4 cucharadas de agua y seguir cociendo unos minutos más. Una vez transcurridos 4 minutos de la cocción añadir la cucharada de Anís Chinchón.

Una vez cocida la fruta verter con su líquido en los boles para almacenar o en platos para servir.

Dejar enfriar a temperatura ambiente y acabar de enfriar en el frigorífico.

 

Aprovechando que ya sabemos preparar la compota, ¿qué tal redondear la receta con un bizcocho trenzado? 😉

 

Bizcocho trenzado de frutas del bosque aromatizadas

Bizcocho trenzado con frutas del bosque

Preparación: 20 min

Cocción: 25 min

Reposo: 2h 30

Refrigeración: 8h

 

Ingredientes

500 g de harina

2 sobres de levadura rápida de panadería

1 pizca de sal

125 g de azúcar

250 ml de leche

2 huevos

150 g de mantequilla a temperatura ambiente

150 g de compota de frutas del bosque o frutas del bosque confitadas con Anís Chinchón

1 yema de huevo para pintar

 

Preparación

Mezclar la harina con la levadura en un cuenco.

Formar un volcán y añadir la sal, el azúcar, la leche y los huevos. Mezclar estos ingredientes, incorporando la harina.

Amasar hasta que la masa no se pegue a las paredes del cuenco.

Añadir la mantequilla y amasar de nuevo.

Cubrir con un paño de cocina y dejar reposar durante 1 hora en un lugar templado.

Una vez la masa haya doblado su volumen, mezclar de nuevo (la masa pierde su volumen). Dejar en el frigorífico durante 8 h: la masa debe quedar firme para poder trenzarla. A continuación, extender la masa, incorporar la compota de frutas del bosque o las frutas confitadas enharinadas con una cucharadita de harina, hacer ligeros cortes de tiras en la masa y trenzar.

Colocar la trenza en una placa de pastelería untada con mantequilla y dejar subir 1 h 30 en un lugar templado.

Antes de la cocción, pintar la trenza con yema de huevo. Precalentar el horno a 180ºC y hornear durante 25 minutos.

 

Aprende a cocinar originales platos con castañas y Anís Chinchón

 

La castaña es un alimento energético ideal para calmar el hambre en los fríos días de otoño e invierno. La mitad de su composición la forman los hidratos de carbono, sin embargo, es un fruto seco de los menos calóricos al poseer un bajo contenido en grasas y por la gran cantidad de agua que lo compone. Cuenta con abundante contenido de vitamina B al consumirla cruda, ya que al cocerla pierde gran parte de este elemento. También es rico en potasio, el cual nos ayuda a controlar la retención de líquidos, ayuda al organismo a convertir los hidratos en glucógeno y ayuda a evitar la hipertensión.

A la hora de elegirlas, es importante escoger aquellas que tengan la piel tersa, libre de manchas o cortes y que se muestren firmes al tacto.

Las castañas tiernas se deben conservar en un lugar fresco y seco al aire libre. No conviene guardarlas en bolsas ya que les pueden salir moho. Conservadas en la nevera pueden aguantar hasta un mes, las castañas secas pueden conservarse en la nevera durante dos meses y si se congelan con la corteza hasta cuatro meses. Para descongelar, se deben sumergir en agua durante una hora antes de guisarlas, este proceso las hidratará y hará que recuperen su estado original.

Aprovechemos la temporada y disfrutemos de este delicioso fruto que nos brinda el otoño con dos reconfortantes recetas:

 

Crema de castañas

Crema de Castañas

Ingredientes:

1 kg de castañas.

750 g  de azúcar.

2 vasos de agua.

1 ramita de vainilla.

1 Chorrito de Anís Chinchón

 

Elaboración:

Hacer una incisión en la parte superior de cada  castaña.

Poner las castañas en una sartén y cubrir bien con agua fría. Hervir unos pocos minutos.

Retirar la sartén del fuego y pelar las castañas una por una.

En una cacerola con agua caliente, colocar la mitad de las castañas. Tapar y cocinar a fuego lento hasta que las castañas estén blandas.

Escurrir, añadir el chorrito de Anís Chinchón y mezclar hasta obtener un puré. Mantener caliente.

Con el azúcar y el agua, hacer un almíbar a “bola blanda” (Para reconocer el punto hay que verter unas gotas de almíbar en un vaso de agua fría. El almíbar no debe disolverse. En el fondo del vaso quedara un sedimento pegajoso, que al tomarlo con las manos y moldearlo se formará fácilmente una bolita blanda) y verter sobre el puré de castañas caliente. Agregar la vainilla.

Calentar suavemente, revolviendo. Cocinar durante 15 – 20 minutos. La masa debe ser espesa y se adherirse a la cuchara . Retirar la vainilla.

Presentar en frascos y dejar reposar si os podéis aguantar. 😉

 

Sopa de calabaza con trozos de castañas

Sopa de Calabaza y castañas

Ingredientes:

750g de calabaza cortada en trozos.

1,5 litros de agua.

200 g  castañas previamente hervidas.

50g de nata de cocina.

Sal

Pimienta

Ramitas de perejil para decorar

 

Elaboración:

Colocar los trozos de calabaza y la mitad de las castañas en una cacerola con el agua, añadir sal, pimienta y la nuez moscada. Cocinar durante 20 minutos.

Añadir la nata y mezclar bien.

Servir en platos hondos y cortar las castañas restantes en rodajas finas, para colocar en la parte superior con el perejil.

Servir caliente y disfrutar en compañía 🙂

 

Redescubriendo la avena

La avena es un cereal ideal para comenzar el día y puede ser un alimento completo para complementar cualquier rutina de ejercicios. Se puede acompañar con agua, leche, yogurt, sazonarlo con canela, cacao en polvo, trozos de frutas frescas o frutos secos. Se puede tomar fría o caliente. También se puede incorporar a los rebozados, rellenos, sopas

Contiene carbohidratos de absorción rápida, proteínas de alto valor biológico (ocho aminoácidos esenciales), grasas en su mayoría, no saturadas y ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico. También tiene un alto contenido en fibra lo cual favorece el tránsito intestinal y previene el estreñimiento. A nivel de aporte vitamínico, posee una buena proporción de vitaminas del complejo B y E así como también de oligoelementos como el sodio, potasio, magnesio, fósforo, hierro y cinc. También contiene betaglucanos que ayudan a absorber el colesterol y los ácidos biliares del intestino.

La avena contiene gluten por lo que no es recomendado su consumo en personas celíacas.

A continuación os dejamos una deliciosa receta: Bizcocho de Avena y Ciruelas, qué lo disfrutéis 😉

 

Bizcocho de Avena y Ciruelas

 
Ingredientes:

 
250 grs. de harina.

100 grs. de azúcar moreno.

2 huevos.

1 pizca de sal.

1 cucharadita de levadura en polvo.

1 pizca de vainilla en polvo.

1 vaso de aceite.

1 vaso de leche.

50 grs. de copos de avena.

4 ciruelas de buen tamaño.

Para la cobertura: un puñadito de copos de avena con azúcar moreno (opcional)

 
Elaboración:

 
Precalentar el horno a 120ºC.

Retirar el hueso de las ciruelas, cortarlas con la piel y reservar.

Batir los huevos e incorporar la leche, el aceite, la sal, la vainilla, el azúcar y mezclar bien. Una vez mezclados, añadir poco a poco la harina y la levadura en polvo.

Por último, agregar la avena y las ciruelas picadas (con piel y deshuesadas).

Engrasar un molde para hornear , verter la mezcla y cubrir con el resto de copos de avena y azúcar (opcional).

Hornear durante 45 minutos a unos 180ºC, retirar del horno cuando el bizcocho al pincharlo con un cuchillo salga limpio.

Desmoldar aún caliente, dejar reposar sobre una rejilla y a degustar =)

Recetas Terroríficas

¿Sabías que la palabra Halloween proviene de la expresión inglesa “All Hallows Even”?

La historia del Halloween se remonta a hace más de 2.500 años, cuando el año celta terminaba al final del verano, justo el día 31 de octubre de nuestro actual calendario. El ganado era llevado de los prados a los establos para guarecerse del invierno. Ese último día, los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para volver a la vida. Para evitar esta situación, los poblados celtas ensuciaban las casas y las decoraban con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo asustados. De ahí viene la tradición de decorar con motivos siniestros las casas en la actual víspera de todos los santos.

En la Edad Media algunos bandoleros se disfrazaban de espíritus para cometer sus fechorías; de ahí la costumbre del disfraz.

 

A continuación os dejamos algunas recetas terroríficas para asustar y deleitar a todos en HALLOWEEN…. Esperemos que lo disfrutéis…

 

Galletas de tarántula

Aterroriza a tus invitados con estas deliciosas galletas.

Aterroriza a tus invitados con estas deliciosas galletas.

Ingredientes

2 tazas de harina.

1/2 cucharadita de levadura en polvo.

1/2 cucharadita de sal.

10 cucharadas de mantequilla sin sal (reblandecida).

1/2 taza de azúcar moreno.

1/4 taza de azúcar.

1 huevo.

1 cucharadita de extracto de vainilla.

2 Cucharadas de cacao en polvo para repostería.

1 paquete de palitos salados (palitos de pretzel).

1 paquete de chispas de chocolate.

2 cucharadas de aceite vegetal.

Lluvia de chocolate.

Caramelos rojos (para los ojos).

 

Elaboración

Precalentar el horno a 180ºC.

En un recipiente mediano, combinar la harina, la levadura en polvo y la sal.

En otro recipiente, batir la mantequilla, el azúcar moreno y el azúcar hasta obtener una mezcla suave. Añadir el huevo, la vainilla y batir hasta que los ingredientes estén bien mezclados.

Mezclar la harina, el cacao en polvo y añadir gradualmente a la mezcla. Batir hasta obtener una masa suave.

Con la ayuda de una cuchara, hacer una bola de masa y colocar sobre el papel de horno. Con los palitos salados, poner las 8 patas de la araña. Presionar firmemente los palitos a la masa. Repetir el proceso hasta terminar la masa.

Hornear hasta que las galletas comiencen a dorar los bordes, alrededor de 7-10 minutos.

Retirar las galletas del papel de horno y dejar enfriar por completo en una rejilla, dejando el papel de horno debajo de la rejilla.

Derretir las chispas de chocolate con el aceite vegetal.

Bañar las galletas con el chocolate derretido. Cubrir con la lluvia de chocolate. Colocar los ojos de caramelo rojo.

 

Dedos de bruja

Escalofriantes galletas de dedos de bruja.

Escalofriantes galletas de dedos de bruja.

Ingredientes

1 taza de mantequilla sin sal (reblandecida).

1 taza de azúcar glass.

1 huevo.

1 cucharadita de extracto de almendras.

1 cucharadita de extracto de vanilla.

2 2/3 taza de harina.

1 cucharadita de levadura en polvo.

1 cucharadita de sal.

¾ taza de almendras fileteadas.

Mermelada de fresa o frambuesa.

 

Elaboración

Precalentar el horno a 170ºC  y engrasar levemente el papel de horno.

En un recipiente grande, mezclar la mantequilla, el azúcar, el huevo, el extracto de almendra y de vainilla. Batir con la batidora de mano y añadir la harina, la levadura en polvo, la sal gradualmente, refrigerar durante 20 y 30 minutos.

Retirar de la nevera la masa en pequeñas porciones. Sacar una cucharadita de masa y colocar sobre el papel de horno, hacer rodar la masa sobre el papel y dar la forma de dedo. Colocar una almendra en un extremo de la galleta, presionar el centro de la galleta para simular el nudillo. Terminar de dar la forma de dedo terrorífico de bruja con la ayuda de un cuchillo.

Colocar las galletas en una placa de horno sobre el papel y hornear durante 20 – 25 minutos o hasta que estén ligeramente dorados.

Retirar las almendras de las puntas de los dedos con mucho cuidado y untar un poco de mermelada a cada dedo. Volver a colocar la almendra para que dar un efecto sangriento a los dedos.

¡Podéis añadir un toque de Anís Chinchón y quedarán de muerte!

  

Salsa del Cementerio (para nachos, palitos, etc)

Mortal salsa para acompañar tus aperitivos.

Mortal salsa para acompañar tus aperitivos.

Ingredientes

1ra capa:

1 lata de frijoles negros refritos (mejicanos)

2da capa:

2 tazas de crema agria (si no se encuentra, se puede elaborar con crema de queso y un yogur natural)

1 paquete de sazonador de “tacos”

3ra capa:

1 taza de salsa de tomate

4ta capa:

2 aguacates en trozos

1 diente de ajo picado

2 cucharadas de mayonesa

5ta capa

1 taza de cebolla picada

 

Elaboración

En un recipiente de cristal, colocar los ingredientes por capas: los frijoles, la crema agria mezclada con el sazonador de tacos, la salsa, el aguacate mezclado con el ajo y la mayonesa. Esparcir la cebolla por encima.

Para hacer las tumbas y el árbol, dar forma a las tortillas, cortar y hornear hasta que estén doradas. Decorar el cementerio justo unos minutos antes de servir, para evitar que se estropeen el árbol y las tumbas.

 

Os dejamos más ideas para que tengáis la mejor fiesta de Halloween.

 boocakes frankie spookytrees sorpresas
 fantasmamerengue aranias fantacupcakes
¡FELIZ HALLOWEEN!

 

Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Instagram

Las aceitunas de mesa

 ¿Sabías que las aceitunas de mesa fusionan todos los gustos básicos? amargo, ácido, dulce y salado, lo que permite incorporarlas en cualquier receta culinaria.Aceite de olivas y aceitunas

Tanto la aceituna de mesa como el aceite de oliva han sido un alimento importante dentro de la dieta mediterránea. En España era un componente básico en el sustento diario de los jornaleros del campo andaluces y extremeños durante los siglos XIX y XX. Para los pueblos primitivos, el olivo y su fruto han sido siempre símbolo de paz, sabiduría y progreso y el aceite era apreciado por sus valores nutritivos y medicinales.

Desde entonces y hasta ahora, España ha liderado los mercados mundiales, tanto en volumen de producción como de comercialización.

Es considerada como un alimento de gran valor nutritivo, rica en componentes grasos, contiene todos los aminoácidos esenciales, gran cantidad de minerales, un notable contenido en carotenos (provitamina A), vitamina C, tiamina y fibra.

Cada 100 gramos de aceitunas suma 180 Kcal, 12 aceitunas aportan 40 Kcal aproximadamente. Esto equivale a ingerir una manzana de 200 gr, que aporta al organismo 120 kcal.

A continuación os dejamos unas recetas para preparar “Tapenade” en tres versiones, esperamos las disfrutéis.

 

Tapenade de aceitunas negras

tapenade de aceitunas negras 

 Ingredientes

– 250 g de aceitunas negras sin hueso.

– 6 filetes de anchoa en aceite.

– 3 cucharadas de alcaparras.

– 1 diente de ajo.

– 10 cl de aceite de oliva.

 

Elaboración

Picar las aceitunas y pelar los ajos.

Escurrir las anchoas, secar y desmenuzarlas.

Escurrir las alcaparras.

Colocar las aceitunas, anchoas y alcaparras en la picadora de alimentos.

Mezclar todo y añadir el aceite de oliva hasta obtener una pasta suave.

 

Tapenade de aceitunas verdes

tapenade de aceitunas verdes

 Ingredientes

– 250 g de aceitunas verdes sin hueso.

– 10 filetes de anchoa (la mitad del peso de las aceitunas).

– 100 g de alcaparras escurridas (aproximadamente 2 cucharadas).

– 15 cl de aceite de oliva.

– Pimienta Negra

– 3 dientes de ajo (opcional)

– 1 chorrito de zumo de limón (opcional)

 

Elaboración

Machacar las aceitunas deshuesadas, los filetes de anchoas y las alcaparras en un mortero o una picadora de alimentos.

Añadir poco a poco el aceite de oliva y seguir hasta obtener una pasta suave.

Sazonar con pimienta, ajo y zumo de limón si es necesario.

 

Tapenade de pimiento rojo

 tapenade pimiento rojo

 Ingredientes

360 gr de pimiento rojo cocido.

20 gr de alcaparras.

3 dientes de ajo.

15 cl de aceite de oliva.

La punta de un cuchillo de guindilla.

 

Elaboración

 Picar el pimiento en trozos gruesos y finamente las alcaparras.

Mezclar la pasta en forma envolvente, de modo que todos los ingredientes se integren bien.

Añadir la sal, la pimienta y el toque de guindilla.

Agregar el aceite de oliva poco a poco mientras se mezcla, hasta obtener una pasta suave.

 

Et voilà! Con estas deliciosas recetas podemos elaborar diversas preparaciones como huevos y tomates rellenos, tostas, verduras crudas, palmeritas, como relleno de…. En fin, recetas polifacéticas para un ingrediente polifacético  😉

Nota: recomendamos preparar la tapenade el día antes de consumirla.

Tortitas con harina de castañas y yogur con salsa de chocolate

Aprende a preparar estas deliciosas Tortitas con harina de castañas y yogur con salsa de chocolate 

Tortitas de harina de castañas y yogur con salsa de chocolate

Tortitas de harina de castañas y yogur con salsa de chocolate

 

Ingredientes para las tortitas:

• 40 gr de harina de castaña.
• 1/2 cucharada de almidón de patata.
• 1/2 cucharada levadura en polvo.
• 1 huevo.
• 40 ml de leche de almendras.
• 35 gr de yogur griego natural.
• 1 cucharada de azúcar moreno.

 

Ingredientes para la salsa de chocolate:

• 100 g de leche.
• 100 g de chocolate negro.
• Frutos secos al gusto.

 

Elaboración:

Mezclar el yogur griego y la leche de almendras.
Aparte , montar el huevo y el azúcar con una batidora hasta que quede suave y esponjoso.
Añadir la harina tamizada con el almidón y la levadura en polvo.
Agregar la mezcla de leche y batir; la mezcla debe ser homogénea y sin grumos.
Calentar una sartén antiadherente con una fina capa de mantequilla y con la ayuda de una cuchara de helado (o cualquier otro utensilio), hacer las tortitas.
Dar la vuelta a las tortitas una vez que salgan burbujas de la superficie y cocinar durante 1 minuto más. Servir con salsa de chocolate.

 

Para la salsa :

Poner todos los ingredientes en una cacerola, a fuego lento, hasta que se derrita el chocolate y obtener una salsa cremosa.

 

En caso de que no encontréis la Harina de Castañas aquí os dejamos esta sencilla fórmula:

 

Ingredientes:

500 gr de castañas con piel.

 

Elaboración:

Calentar el horno a 205 °C.
Cortar las castañas en mitad, colocar en una bandeja para hornear y situar en el horno a una altura media.
Asar las castañas durante 40 minutos o hasta que las cáscaras puedan despegarse con facilidad. Retirar las cáscaras, la piel y desechar. A continuación, disponer los frutos formando una capa uniforme sobre una bandeja.
Poner las castañas en el congelador durante 45 minutos y sacar.
Moler las castañas ya peladas y congeladas en un molinillo de especias o de café. Introducir 1/2 taza de castañas en el molinillo cada vez y moler hasta que adquieran una consistencia harinosa (durante 15 segundos aproximadamente).

Guardar la harina de castañas en un recipiente hermético apto para alimentos. Se puede conservar en el congelador hasta tres meses.


Gominolas de fruta fresca y Anís Chinchón

Gominolas de frutas frescas con Anís Chinchón

Gominolas de frutas frescas con Anís Chinchón

 

Prepara unas deliciosas Gominolas de fruta fresca con un toque Chinchón

 

Ingredientes:

• 4 tazas de fruta fresca y cortada en trozos (sandía, fresa, mango, plátano, piña…)

• 8 cucharadas de gelatina sin sabor
• 1/2 taza de zumo de limón con un chorrito de Anís Chinchón
• 1/4 de taza de miel en caso de querer reforzar la dulzura del zumo de frutas.
• Azúcar para rebozar

 

Elaboración:

• Con la ayuda de la batidora, hacer un zumo con la fruta picada y colarlo.

• Verter en una sartén el zumo (que tendrán que ser unas 2 tazas aproximadamente)
• En caso de que a nuestro zumo le quede una pequeña cantidad de espuma blanca en la parte superior, retirarla.
• Agregar la gelatina sin sabor a una jarra, añadir una taza de zumo y revolver hasta obtener una pasta suave.
• Calentar el zumo y cocinar a fuego lento sin llevar a ebullición.
• Agregar la pasta de gelatina y seguir batiendo hasta que el líquido esté suave.
• Añadir la miel y el zumo de limón, mezclar hasta que se disuelva.
• Verter la mezcla en moldes de gelatina o en una cacerola en el refrigerador.
• Enfriar hasta que cuaje, 30 minutos aproximadamente, luego o bien eliminar la gelatina del molde o cortar en pedazos, rebozar en azúcar y ¡a disfrutarlas!

Si queréis darle un toque especial, probad añadiendo un chorrito de Anís Chinchón al zumo y veréis qué buenas quedarán 😉

Corona trenzada de canela y Anís Chinchón

Con esta técnica de trenzado podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación y hacer unas deliciosas roscas para compartir en cualquier ocasión, recordad que uno de los ingredientes clave en la cocina es la creatividad. ¡Qué lo disfrutéis!

Anís Chinchón y Canela

Ingredientes:
 
 
Para la Masa

• 2 tazas de harina.
• 1/2 cucharadita de sal.
• 1/2 taza de leche templada.
• 1 sobre de levadura seca activa (17 gr)
• 1/8 taza mantequilla derretida.
• 1 yema de huevo.
• 1 taza de azúcar.
 
 
Para el Relleno:

• 1/4 taza mantequilla suavizada.
• 4-5 cucharadas de azúcar.
• 3 cucharadas de canela.
• 2 cucharaditas de Anís Chinchón Dulce.

 
 
Elaboración:

• Mezclar la levadura y el azúcar con la leche templada y dejar reposar hasta que salgan burbujas.
• Añadir la yema, la mantequilla derretida, la harina y la sal, luego amasar y dar forma de bola.
• Colocar la masa en un bol grande y engrasado, luego cubrir y colocar en un lugar caliente y dejar fermentar hasta que doble su tamaño (1hora)
• Precalentar el horno a 200º, enharinar la superficie de trabajo y extender la masa hasta obtener un grosor de 1 cm.
• Esparcir la mantequilla derretida y el Anís Chinchón por toda la masa y espolvorear con la mezcla de canela y azúcar.
• Enrollar y con un cuchillo, cortar el rolo a lo largo y en mitad.
• Torcer las dos mitades juntas, dejando las capas abiertas expuestas. Dar una forma redondeada y llevarla a la bandeja para hornear.
• Pintar la corona con el sobrante de la mantequilla derretida y espolvorear con un poco de mezcla de azúcar y canela. Hornear durante 30 – 35 min, hasta que esté dorado.
• Reducir la temperatura del horno a 180º transcurridos 5-10 min para evitar que se dore en exceso. Se puede hacer una cobertura de agua y azúcar para darle un toque especial.

¿Qué le pasa a mi bizcocho?

 
 
 

Muchas veces, hacer un simple bizcocho puede ser toda una odisea; existen muchos factores que nos impiden llegar al resultado deseado, muchos de ellos por desconocimiento.

A continuación presentamos algunos síntomas para detectar si tus bizcochos están “enfermos”:

Cuando el bizcocho no ha acabado de cocerse, se hunde en el centro tras sacarlo del horno.

Si la masa sube demasiado rápido por tener el horno muy fuerte, también se hundirá en el centro mientras se hornea.

Para que la corteza no quede “azucarada” hay que integrar bien la mantequilla y el azúcar.

Cuando tiene motas blancas encima puede deberse a que no se mezcló bien el azúcar. En el caso de un bizcocho ligero es mejor emplear azúcar glass, ya que se integra fácilmente.

Hay que tener siempre en cuenta la temperatura, si el horno está demasiado caliente, el bizcocho se puede encoger excesivamente. No es recomendable hornear a más de 180º, para que quede uniforme es mejor bajar la temperatura aunque suponga mayor tiempo de horneado.

Si al cortarlo se desmorona puede ser por emplear mucha levadura, haber batido demasiado la mezcla o se han incorporado los huevos muy rápido.

El espacio es muy importante, pueden salir bultos y grietas en el centro si el molde es muy pequeño para la mezcla. Esto ocurre a menudo con los moldes de corona, se agrietan ligeramente por la falta de espacio.

Cuando se pega al molde es porque se ha usado mucho azúcar en la receta. Si se va a endulzar con miel o sirope, se recomienda engrasarlo con aceite o mantequilla derretida y forrarlo con papel de horno.

Tener cuidado si se emplea un molde demasiado grande o si se forra con papel y este sobresale, el bizcocho quedará pálido por encima y tostado por debajo y por los lados.

Repartir bien la masa por el molde y comprobar que la rejilla no esté inclinada para que el bizcocho no crezca de forma irregular.

Batir bien la mezcla y revisar que la temperatura del horno no sea muy elevada para que no aparezcan agujeros en el bizcocho horneado.

 

Algunos remedios a tener en cuenta:

Cuando engrases tu molde, es mejor hacerlo con mantequilla derretida o aceite. Después del engrasado es conveniente tamizar la harina si se va a enharinar.

Para que suba uniformemente es recomendable colocarle bandas de cocción al molde, podemos hacerlas cortando unas tiras de toallas o paños de cocina, se humedecen y se colocan alrededor del molde sujetándolas con un imperdible.

Si el interior ha quedado demasiado seco puede ser por exceso de harina, levadura o porque  se ha mezclado demasiado tiempo. Podemos corregirlo envolviendo el bizcocho templado en film, quedará tierno y húmedo.

Ahora que ya sabemos cómo tratar a nuestro paciente, os dejaremos una receta para que podáis cautivar a todos con un bizcocho perfecto.

El Bizcocho Perfecto

 

“El Bizcocho Perfecto”

Ingredientes

  • 1 taza de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
  • 1 1/2 de harina para repostería.
  • 1 taza de azúcar.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 5 huevos (a temperatura ambiente y ligeramente batidos)
  • 1/2 cucharadita de sal gorda.

Elaboración

  • Precalentar el horno a 180º.
  • Engrasar ligeramente un molde de 11 X 21 cm.
  • En un bol, con la batidora eléctrica, mezclar la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla ligera y esponjosa.
  • Añadir la vainilla e ir incorporando poco a poco los huevos, batir bien. Con una espátula batir a mano la mezcla de manera envolvente. Poner la batidora en la velocidad mínima; añadir la sal y la harina gradualmente. Batir bien hasta obtener la consistencia deseada.
  • Verter la mezcla en el molde y hornear durante 65 min aproximadamente. Retirar del horno y dejar enfriar durante una hora, desmoldar y dejar enfriar por completo en una rejilla antes de cortar.