Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

El hojaldre y su historia

La mayoría sentimos una atracción especial hacia el hojaldre, esa polifacética masa que se deja moldear de diversas maneras pero, ¿qué sabemos sobre su origen?.Hojaldre Anís Chinchón

Algunos autores afirman que fue el pastelero francés, Claude Lorrain (también conocido como Claude Gellée), quien alrededor de 1613, se encontraba elaborando bases para unos populares pasteles en esa época, con una masa que llevaba gran cantidad de mantequilla (por lo cual el resultado era ligero y crujiente) pero al final de la preparación se dio cuenta que había olvidado integrar este ingrediente por lo que para enmendar su error, estiró la pasta lo más delgada posible y la untó de mantequilla, después dobló y estiró la masa repetidas veces para ocultar su falta. La gran sorpresa fue ver que el resultado de su descuido produjo una masa mucho más crujiente y ligera. Como se ve, el descubrimiento del hojaldre fue laborioso, pues no consiguió la perfección hasta después de muchos ensayos. Al principio Lorrain no comprendió que la delicadeza de la pasta era debida a la manera de doblarla, hasta que descubrió que el quid era el plegado alternado.

Se sabe que ya existían masas parecidas al hojaldre desde los griegos y árabes, pero eran elaboradas con aceite en lugar de mantequilla o sobreponiendo finas capas de masa una arriba de otra para dar un producto ligero similar al actual hojaldre.

Hoy en día disfrutamos de una gran variedad de productos elaborados con esta masa, ya sean salados o dulces, todos disfrutamos de la ligereza y lo crujiente de su resultado.

 

Ingredientes

 

  • 500 gr de harina blanca de fuerza
  • 250 ml de agua fría
  • 75 gr de mantequilla sin sal derretida
  • 2 cucharaditas de sal
  • 300 gr de mantequilla sin sal

 

Elaboración

 

Tamizar la harina sobre una superficie fría y hacer un hueco en el centro (tipo volcán). Agregar el agua, la mantequilla derretida y la sal. Mezclar todo con los dedos.

Con una espátula o rasqueta de pasta, trabajar la mezcla de harina y mantequilla hasta que se formen unos grumos sueltos. Añadir más agua si la pasta está seca.

 

ChinchónHojaldre Hacer una bola con la pasta. Realizar dos cortes en forma de cruz en la parte superior y envolver en papel sulfurizado (papel de horno) enharinado y enfriar 30 minutos.
Chinchónhojaldre Sobre una superficie fría, aplanar la mezcla básica y extender con el rodillo formando una cruz y dejandoun montículo en el centro.
HojaldreChinchon Poner el cuadrado de mantequilla en el centro de la cruz. Doblar cadapunta, estirando ligeramente la pasta para cubrir totalmente la mantequilla.Espolvorear con la harina la superficie de trabajo y pasar el rodillo por encima de la pasta para sellar bienlos bordes; extender la pasta hasta formar un rectángulo.
hojaldrechinchon1Extender la pasta hasta formar un rectángulo de 20 X 45 cm. Doblar el tercio inferior hacia el centro.Doblar el tercio superior de la pasta sobre los tercios ya doblados y con la ayuda de un pincel eliminar el  exceso de harina.La pasta debe formar un cuadrado, tener tres capas y los bordes deben coincidir. Darle la vuelta.
hojaldreanischinchon Dar un cuarto de vuelta al cuadrado, de forma que el borde expuesto quede a la derecha, como si la pastafuese un libro. Presionar delicadamente los bordes para sellarlos.
anischinchonhojaldreExtender la pasta hasta obtener un rectángulo de 20 X 45 cm. Doblar de nuevo en tercios; sellar los bordes. Enfriar en la nevera durante 30 minutos. Volver a extender, doblar y dar la vuelta a la pasta dos veces mas.

Consejos

 

  • Preparar el hojaldre en una habitación fría y sobre una superficie de mármol.

 

  • Preparar el hojaldre un día antes de utilizarlo, de esta forma será mucho más fácil de manejar y dar forma.

 

  • Una vez envuelta la mantequilla en la pasta básica, ponerla en la nevera 30 minutos más para qumarcarhojaldree ambos componentes tengan la misma temperatura.

 

  • Marcar la pasta para recordar el número de vueltas.

 

  • Para que la pasta suba uniformemente, es esencial enfriarla bien después de cada segunda vuelta y se le han de hacer unos cortes antes de hornear.

 

  • Para más seguridad, enfriar la pasta en la nevera por última vez durante 30 minutos una vez se haya cortado en la forma deseada.

 

  • Utilizar un termómetro de horno para que la pasta se hornee a la temperatura correcta. Si el horno está demasiado frío la mantequilla de la pasta se derretirá y el hojaldre no subirá correctamente.

 

Hagamos un breve repaso:

Preparar una pasta con la harina, el agua, la mantequilla derretida y la sal. Ablandar ligeramente los 300 g de mantequilla y formar con ella un cuadrado de 2 cm de grosor. Extender con un rodillo la pasta sobre una superficie de trabajo fría y ligeramente enharinada, colocar la mantequilla en el centro y envolver con la pasta. Extender la pasta, doblar y dar la vuelta seis veces, dejar enfriar en la nevera durante 30 minutos entre cada extendido.

 

Esperamos que os animéis a realizar la pasta de Hojaldre y compartáis en Cocina Con Chinchón vuestras deliciosas creaciones 😉

facebooktwitterinstagram

Pasta al Huevo

Preparar pasta a manPasta al huevoo es una experiencia muy satisfactoria, estar en contacto con los ingredientes, darle la forma, color y sabor que más nos gusta y después compartirla con esas personas que nos hacen felices. A continuación explicaremos la técnica para elaborar la Pasta al Huevo y cómo añadirle Aromatizantes para deleitar los paladares.

 

Ingredientes para 450 g de pasta

300 g de harina de fuerza

3 huevos ligeramente batidos

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de aceite de oliva

 

Elaboración

Tamizar la harina sobre la superficie de trabajo  y hacer con la mano un hueco en el centro (como un volcán) Agregar los huevos en el centro,  la sal y el aceite de oliva.

Mezclar los ingredientes del centro con los dedos, incorporando la harina hacia el centro. Continuar incorporando la harina de los laterales, se puede utilizar una rasqueta pastelera para mezclar la masa.

Trabajar los ingredientes hasta que la harina absorba el huevo. La masa debe ser húmeda; si queda pegajosa, espolvorear con poco más de harina.

Amasar la pasta con la palma de la mano, cogiéndola de un extremo y estirando el otro en sentido contrario hasta obtener una contextura elástica y homogénea (aproximadamente 10 – 15 min)

Dejar reposar cubierta con un bol durante 1 hora.

Estirar y cortar al gusto.

 

Aromatizantes

 

Espinacas: Añadir 2 cucharadas de espinacas cocidas, muy bien escurridas y finamente picadas a los ingredientes del huevo. Mezclar bien.

Tomate: Añadir 1 cucharada de puré de tomate concentrado a los ingredientes secos al mismo tiempo que el aceite y el primer huevo.

Pimienta:  añadir 1 cucharad

a de pimienta recién molida y tamizar junto con la harina.

Hierbas frescas: añadir 2 cucharadas de hierbas frescas, muy bien picadas con el último huevo.

Hierbas secas: tamizar 2 cucharadas de hierbas secas con la harina.

Tinta de calamar: reducir un sobre de tinta de calamar en 3 cucharadas de agua y añadir con los huevos.

En lugar de aceite de oliva se pueden utilizar aceites como el de nuez, avellanas, romero

 

Pasta al huevo Ravioli

 

¿Queréis una idea para una salsa con un toque de Anís Chinchón?

 

Salsa de salmón y Anís Chinchón

 

Ingredientes

200 g de mantequilla

1 chalota

3 filetes de salmón fresco

200 ml nata para cocinar

1 cucharadita de pimienta rosa

Cebollino

Eneldo

 

Elaboración

Trocear el salmón y saltearlo con la mantequilla y la chalota. Añadir el Anís Chinchón y dejarlo reducir.

Añadir la nata y la pimienta rosa. Cocer durante unos minutos sin que hierva. Por último añadir el eneldo y el cebollino finamente picado.

 

¡Qué lo disfrutéis! 🙂

facebooktwitter instagram

 

 

La Crema Inglesa y El Fondant de Chocolate

Esta semana hablaremos sobre la Crema Inglesa, una versátil salsa para acompañar nuestros postres.

Su origen se da a principios del siglo XIX. En 1828, entre las recetas de un cocinero real, se encontró una crema glaseada cuya composición era muy semejante a la de la actualidad. Aunque como contenía fécula, la mezcla era mucho mas espesa y se le conocía como “crema francesa”.

Auguste Escoffier revisó esta receta y corrigió los errores, suprimiendo la fécula y perlando la mezcla. Él le cambio el nombre de crema francesa por el de “crema inglesa”.

Esta crema es muy ligera, sirve como base de algunas preparaciones, pero por lo general es utilizada como una salsa para postres. Su manejo es delicado por la naturaleza de sus ingredientes, es muy importante realizar una cocción adecuada, ya que es el único medio de pasteurización de las yemas que la componen. Por otro lado en cuanto a la calidad de esta crema la cocción es un punto crítico, pues si no se alcanza la temperatura adecuada esta no adquiere la consistencia ideal resultando en una crema muy ligera que no logra napar, pero si se excede esta temperatura se obtendrá una  crema con grumos y con sabor y aroma a huevo.

Existen muchas variaciones de la crema inglesa, como por ejemplo la crema inglesa de café, de chocolate, praliné, pero nuestra preferida, sin duda es la crema inglesa con licor. Si le añadimos un toque de Anís Chinchón obtendremos una deliciosa crema inglesa anisada que acompañará a todos nuestros postres para darle ese toque especial de Anís Chinchón.

Crema Inglesa

 

Ingredientes

2 tazas de leche entera

5 yemas de huevo

1 cucharadita de extracto de vainilla

½ taza de azúcar

 

Elaboración

Hervir la leche y el azúcar a fuego lento en una cacerola sin revolver. Batir las yemas en un bol hasta que se mezcle, después añadir poco a poco la mezcla de leche caliente. Verter la mezcla en la cacerola y cocinar a fuego moderado, sin que rompa a hervir, (si se tiene un termómetro, no debe pasar de los 77 -80ºC) revolviendo constantemente, hasta que la salsa espese lo suficiente para cubrir la parte de atrás de una cuchara de madera (consistencia nappe)

Inmediatamente pasar la salsa por un colador fino en un recipiente de metal y colocar un tazón en un recipiente grande con hielo y agua fría. Agregar la vainilla y batir la crema poco a poco hasta que se enfríe. Cubrir la superficie con un pedazo de papel de horno para evitar que se forme una capa de nata.

Reservar hasta que enfríe.

Nota: Si la salsa se ha sobrecalentado y se cuaja, se puede verter inmediatamente en una batidora y procesar hasta obtener una consistencia homogénea y colar si es necesario. Se le puede añadir un poco de nata a la mezcla antes de batir.

La crema inglesa puede ser refrigerada cubierta con una envoltura de plástico durante un par de días.

A continuación os dejamos una receta de Fondant de Chocolate que podéis combinar a la perfección con la Crema Inglesa.

 

Fondant de ChocolateFondant de Chocolate

 

Ingredientes

200 gr de chocolate

150 gr de mantequilla

1 taza de azúcar

1/2 taza de harina

4 yemas de huevo

3 cucharadas de agua

 

Elaboración

Precalentar el horno a 200ºC. Derretir el chocolate y la mantequilla al baño María. Añadir el agua y mezclar hasta obtener una mezcla uniforme.

Batir las yemas de huevo junto con el azúcar hasta obtener una crema blanquecina. Agregar al chocolate derretido con la ayuda de una espátula.

Añadir la harina tamizándola en el momento, mientras se bate con la mezcla. Llevar a punto de nieve las claras de huevo y con una espátula unir al chocolate con movimientos envolventes, desde el borde del recipiente hasta el centro.

Colocar la mezcla en moldes individuales y llevar al horno durante 20 minutos aproximadamente. Servir caliente para que el centro se mantenga fundido.

Para servir, bañar el plato con un poco de crema inglesa y situar el Fondant de Chocolate encima. Podéis espolvorear el borde del plato con cacao y colocar una ramita de menta . =)

facebook twitter Instagram

Sopa de Cebolla Gratinada

En Cocina con Chinchón queremos que redescubras un alimento muy versátil: La cebolla.

 

Muy sana y nutritiva, esconde numerosas propiedades medicinales entre sus capas ademásde resultar muy versátil en la cocina. Sus componentes principales son:Tipos de Cebollas agua (89%), glúcidos (8,6 g), fibra (1,6 g), proteínas (1,2 g) y grasas (0,2 g), con 38 calorías por 100 g. Rica en minerales y oligoelementos: calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre, bromo… También abundan la vitaminas A, B, C y E.

Posee un aceite esencial que contiene unasustancia volátil llamada alilo, con propiedades bactericidas y fungicidas. Su contenido en glucoquinina, una sustancia hipoglicemiante  resulta muy interesante ya que se considera como la «insulina vegetal», pues ayuda a combatir la diabetes. Sus enzimas favorecen la fijación de oxígeno por parte de las células, colaborando así en la función respiratoria.

La cebolla estimula numerosas funciones orgánicas, pues
es diurética, cardiotónica e hipoglucemiante.
Tiene asimismo propiedades antisépticas y emenagogas (regulación del ciclo menstrual).
Reduce, al igual que el ajo, la agregación plaquetaria (peligro de trombosis), así como los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico en la sangre.
De manera general, favorece el crecimiento, retrasa la vejez y refuerza las defensas orgánicas, sobre todo frente a agentes infecciosos.

La cebolla es imprescindible en la cocina pues es uno de los condimentos más empleados en la cultura gastronómica mediterránea. Gracias a su jugosidad, la cebolla permite cocinar con muy poco aceite y agua. Encurtida, frita, rebozada, hervida, al horno o cruda la cebolla es un alimento versátil. Es una planta que no debería faltar nunca en la mesa y debería comerse siempre cruda, pues la cocción destruye sus componente esenciales. Se puede comer en caldo, mezclada con otras verduras. Sobre todo, debería comerse en ensaladas cruda. Para estómagos delicados, puede dejarse la cebolla en maceración con aceite de oliva durante la noche, lo que le hace perder su acritud. Lo mismo si la introducimos dentro de agua con un poco de jugo de limón durante unos minutos. La ventaja de estos dos procedimientos anteriores es evitar que la cebolla pique, pero conservar sus propiedades.

Ahora que conocemos todos los beneficios que nos aporta este maravilloso alimento, cocinemos una deliciosa Sopa de Cebolla Gratinada =)

 

Sopa de Cebolla Gratinada

Sopa de Cebolla Gratinada

Ingredientes

 

500 g de cebollas

70 g de mantequilla con sal

1 cucharada de azúcar

1 cucharada de harina

2 litros de caldo de verduras.

200 g de queso rallado

Vino blanco seco 10 cl

Tomillo

Laurel

Nuez moscada

Sal

Pimienta

1 baguette en rodajas

 

 

Elaboración

 

Pelar las cebollas y cortar en tiras finas (o trozos pequeños ) .

Derretir la mantequilla en una sartén grande a fuego medio .

Agregar las cebollas.

Las cebollas se deben dorar sin que se quemen . Agregar un poco de agua en caso de que el color quede muy oscuro.

Cuando las cebollas estén bien doradas , agregar la harina y el vino blanco seco .

Mezclar bien y retirar del fuego. Trasladar la cebolla a una cacerola grande y agregar dos litros de caldo.

Añadir la sal, la pimienta , el azúcar , el tomillo y el laurel (o un ramillete de hierbas)

Cocer 45 minutos a fuego medio.

Al momento de servir , poner unos trozos de pan en el fondo de los cuencos Añadir un poco de queso rallado.

Llenar los contenedores con la sopa .

Añadir nuevas piezas de pan y cubrir la superficie con más queso rallado.

Sazonar ligeramente con sal y añadir un poco de pimienta y nuez moscada.

Colocar en el horno en modo grill hasta que el queso se dore bien .

¡Servir inmediatamente con mucho cuidado para no quemarnos!

 

Que lo disfrutéis =)

facebooktwitterinstagram

Deliciosa Crema de Setas con un toque de Anís Chinchón

 

Hongos y Setas

Y para estos días de frío, una buena crema de setas con un toque de Anís Chinchón para calentar el cuerpo, pero antes descubramos las propiedades que nos aportan:

Las setas destacan por su riqueza en proteínas de alto valor biológico, poseen una importante proporción de sales minerales , como el fósforo, hierro y potasio, siendo muy bajas en sodio.

Son una excelente fuente de oligoelementos, en los que destacan el cloro, azufre,  boro, manganeso y cinc. También estimulan la actividad cerebral y nerviosa, son ideales además para casos de anemia, o en dietas adelgazantes.

Ahora que ya sabemos un poco más sobre estos deliciosos manjares, veamos la receta 😉

 

 

Ingredientes

350 g champiñones

350 g boletus (u otras setas de temporada)

2 Chalotas

1 diente de ajo

1 cucharada aceite de oliva

1 cucharadita de mantequilla

1 litro caldo

1 chorrito de Anís Chinchón

200 ml de nata líquida

1 cucharada maicena

El zumo de un limón

Sal

Pimienta blanca

Perejil picado

 

PreCrema de Setasparación:

Quitar los tallos a las setas y limpiarlas hasta eliminar la tierra. Laminar; reservar alguna seta para la presentación.

En una sartén, calentar el aceite y la mantequilla para rehogar a fuego bajo la chalota y el ajo picados durante cinco minutos.

Añadir las setas, remover con una cuchara de madera y rociar con el zumo de limón. Salar y esperar a que suelten el jugo.

Rociar el caldo con un toque de Anís Chinchón y dejar cocer a fuego medio durante 15 o 20 minutos, sin dejar que se consuma todo el líquido.

Disolver la maicena en la nata líquida y agregar al caldo de setas poco a poco, remover con unas varillas; dejar hervir suavemente hasta que la crema espese.

Rectificar la sal y añadir la pimienta.

Una vez terminado, se pasa por un batidor hasta que la crema obtenga una consistencia homogénea.

Decorar con champiñones crudos laminados o setas ligeramente salteadas.

¡Qué lo disfrutéis! 🙂

facebook    twitter    instagram

Galletas de Navidad con un toque de Anís Chinchón

¿Estáis preparados para la Navidad? Pues esta semana haremos unas deliciosas galletas y las decoraremos al mejor estilo de Anís Chinchón 😉

Recordad que las galletas siempre son un buen regalo.

 

Galletas de Navidad

Ingredientes:

  • 250 gr de mantequilla
  • 250 gr de azúcar glacé
  • 1 huevo
  • 450 g de harina tamizada (aproximadamente)
  • Anís Chinchón al gusto

 

Elaboración:

En un bol pomar la mantequilla. (Obtener consistencia de pomada)

Agregar el azúcar glacé y mezclar hasta conseguir una masa uniforme. Añadir el huevo y mezclar nuevamente. En este momento, podéis agregar un toque de Anís Chinchón para alegrar las galletas 😉

Por último, añadir la harina y mezclar de nuevo hasta que se haya absorbido.

Amasar dando forma de rollo alargado y envolver en papel de aluminio. Dejar reposar en el frigorífico durante 4 horas antes de emplear.

Poner la masa en una superficie lisa espolvoreada con harina y estirar con ayuda de un rodillo. Cortar la masa utilizando moldes con formas navideñas (Papá Noel, estrellas, renos…).

Extender las galletas sobre una bandeja de horno (con papel de horno) y hornear a 175ºC durante 10 o 15 minutos (dependiendo del grosor).

 

Para decorar

Mezclar 200 gr de azúcar glacé, la clara de un huevo y un chorrito de limón.

Separar la mezcla en varios boles, añadir el colorante que se desee a cada uno y decorar las galletas añadiendo la mezcla en una manga pastelera de boquilla fina.

Añadir perlas, fideos o la decoración deseada.

Galletas de Navidad con Anís Chinchón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

facebooktwitterinstagram

¿Quién ha dicho que las magdalenas tenían que ser dulces?

 

Magdalenas de calabacón, bacon y quesoEn Cocina con Chinchón te enseñaremos a sacarle partido a las magdalenas, déjate inspirar por nuestras recetas especiales con Anís Chinchón y diviértete creando las tuyas. 😉

 

Magdalenas de calabacín, bacon y queso

Ingredientes:

1/4 cucharadita de aceite de oliva

1 taza de leche

2 huevos ligeramente batidos

1 taza de harina con levadura

1 taza de harina sin levadura

1 cucharadita de levadura en polvo

2 lonchas de bacon en tiras finas

12 lonchas finas de calabacín a la plancha

1/2 chalote finamente picada

1/2 taza de queso rallado (al gusto)

 

Elaboración:

Calentar con un poco de aceite una sartén a fuego medio. Añadir el bacon y cocinar durante 5 minutos o hasta que esté crujiente. Dejar enfriar y cortar en trozos.

Precalentar el horno a 180ªC y preparar la bandeja para magdalenas con las fundas de papel.

Tamizar los distintos tipos de harina en un bol y hacer un hueco en medio. Añadir el aceite de oliva, la leche, los huevos, el bacon y mezclar bien.  Doblar el calabacín junto con el queso.

Con la ayuda de una cuchara, rellenar el molde de magdalenas con la mezcla. Hornear durante 20 minutos o hasta que estén dorados y tengan un tacto firme. Retirar del horno y dejarlos reposar 5 minutos, luego enfriar en una rejilla y servir.

Recordad que podéis alegrar la receta con un toque de Anís Chinchón 😉

 

¿Más ideas?

  • Magdalenas de champiñones, puerros y queso cheddar.
  • Magdalenas de calabaza y nueces.
  • Magdalenas de espinacas, queso de cabra y piñones.
  • Magdalenas de tomate seco, albahaca y queso parmesano.

 

Si os animáis a hacer alguna de estas deliciosas magdalenas saladas podéis compartirla con nosotros a través de nuestras redes sociales.

facebook twitter instagram

Las Frutas del Bosque

Las frutas rojas o frutas del bosque son, principalmente, bayas y cuentan con una serie de características y cualidades verdaderamente irresistibles, asociadas a la presencia de diversas sustancias que propician la prevención cardiovascular  y el antienvejecimiento, como son los flavonoides, los antocianos y los compuestos antioxidantes en general.

Frutas del bosque

Incluir estas frutas en la dieta hace que llegue a nuestro organismo una buena cantidad de sustancias beneficiosas sin que tengamos que renunciar a los sabores dulces. Algunas tienen multitud de variedades como la mora o la fresa. Otra peculiaridad en esta clasificación se debe al hecho de que algunos de estos frutos son principalmente silvestres, como la mora, la frambuesa o la endrina.

Se componen de un elevado contenido de agua, por lo que son poco calóricas en general (alrededor de 30 – 40 Kcal/100 gr)

Esta energía viene dada por el contenido de hidratos de carbono en forma de azúcares que proporciona su sabor dulce, ya que no contienen grasas y prácticamente carecen de proteínas. Sin embargo, son alimentos muy nutritivos debido a su elevada cantidad de fibra, vitaminas, (especialmente la vitamina C, la provitamina A o el ácido fólico) y minerales como el potasio, el magnesio o el calcio.

Su alto contenido en vitamina C, provitamina A y flavonoides les otorga la merecida denominación de alimentos funcionales naturales, que son aquellos que además de sus propiedades nutricionales, poseen algún componente que hace que su consumo resulte beneficioso para la salud.

Asimismo, el potasio, tan abundante en estas frutas, es un mineral que, unido a la gran cantidad de agua que contienen, proporciona un efecto diurético.

Dentro del grupo de frutas rojas o frutas del bosque podemos incluir: arándanos, endrinas o arañones, frambuesas, fresas, fresones, grosellas y moras.

Las temporadas de recogida y consumo de cada una es:

Arándano: de mayo a septiembre.

Endrina: de septiembre a noviembre.

Frambuesa: de junio a julio.

Fresa: de diciembre a junio.

Fresón: de febrero a mayo.

Grosella: durante todo el año.

Mora: de agosto a octubre.

 

Ahora que ya conocemos todos los beneficios que nos aportan las frutas del bosque, hagamos uso de ellas con estas deliciosas recetas:

 

Compota de frutas del bosque con un toque de Anís Chinchón

Frutas del bosque con azúcar

Ingredientes

750 gr de frutas como fresas, cerezas, frambuesas, moras, arándanos, grosellas (frescas o congeladas)100 ml de zumo de manzana
3 cucharadas de azúcar

1 cucharada de Anís Chinchón

 

Preparación

Lavar la fruta, escurrir bien en un colador, quitar los tallos y huesos, en caso de emplear cerezas.

En una cacerola mezclar el zumo con el azúcar y llevar a ebullición

Añadir toda la fruta, tapar y bajar el fuego al mínimo. Dejar cocer unos 5-7 minutos (es importante que la cocción sea suave desde el principio).

Si durante la cocción el líquido disminuye demasiado, añadir 3 o 4 cucharadas de agua y seguir cociendo unos minutos más. Una vez transcurridos 4 minutos de la cocción añadir la cucharada de Anís Chinchón.

Una vez cocida la fruta verter con su líquido en los boles para almacenar o en platos para servir.

Dejar enfriar a temperatura ambiente y acabar de enfriar en el frigorífico.

 

Aprovechando que ya sabemos preparar la compota, ¿qué tal redondear la receta con un bizcocho trenzado? 😉

 

Bizcocho trenzado de frutas del bosque aromatizadas

Bizcocho trenzado con frutas del bosque

Preparación: 20 min

Cocción: 25 min

Reposo: 2h 30

Refrigeración: 8h

 

Ingredientes

500 g de harina

2 sobres de levadura rápida de panadería

1 pizca de sal

125 g de azúcar

250 ml de leche

2 huevos

150 g de mantequilla a temperatura ambiente

150 g de compota de frutas del bosque o frutas del bosque confitadas con Anís Chinchón

1 yema de huevo para pintar

 

Preparación

Mezclar la harina con la levadura en un cuenco.

Formar un volcán y añadir la sal, el azúcar, la leche y los huevos. Mezclar estos ingredientes, incorporando la harina.

Amasar hasta que la masa no se pegue a las paredes del cuenco.

Añadir la mantequilla y amasar de nuevo.

Cubrir con un paño de cocina y dejar reposar durante 1 hora en un lugar templado.

Una vez la masa haya doblado su volumen, mezclar de nuevo (la masa pierde su volumen). Dejar en el frigorífico durante 8 h: la masa debe quedar firme para poder trenzarla. A continuación, extender la masa, incorporar la compota de frutas del bosque o las frutas confitadas enharinadas con una cucharadita de harina, hacer ligeros cortes de tiras en la masa y trenzar.

Colocar la trenza en una placa de pastelería untada con mantequilla y dejar subir 1 h 30 en un lugar templado.

Antes de la cocción, pintar la trenza con yema de huevo. Precalentar el horno a 180ºC y hornear durante 25 minutos.

 

Aprende a cocinar originales platos con castañas y Anís Chinchón

 

La castaña es un alimento energético ideal para calmar el hambre en los fríos días de otoño e invierno. La mitad de su composición la forman los hidratos de carbono, sin embargo, es un fruto seco de los menos calóricos al poseer un bajo contenido en grasas y por la gran cantidad de agua que lo compone. Cuenta con abundante contenido de vitamina B al consumirla cruda, ya que al cocerla pierde gran parte de este elemento. También es rico en potasio, el cual nos ayuda a controlar la retención de líquidos, ayuda al organismo a convertir los hidratos en glucógeno y ayuda a evitar la hipertensión.

A la hora de elegirlas, es importante escoger aquellas que tengan la piel tersa, libre de manchas o cortes y que se muestren firmes al tacto.

Las castañas tiernas se deben conservar en un lugar fresco y seco al aire libre. No conviene guardarlas en bolsas ya que les pueden salir moho. Conservadas en la nevera pueden aguantar hasta un mes, las castañas secas pueden conservarse en la nevera durante dos meses y si se congelan con la corteza hasta cuatro meses. Para descongelar, se deben sumergir en agua durante una hora antes de guisarlas, este proceso las hidratará y hará que recuperen su estado original.

Aprovechemos la temporada y disfrutemos de este delicioso fruto que nos brinda el otoño con dos reconfortantes recetas:

 

Crema de castañas

Crema de Castañas

Ingredientes:

1 kg de castañas.

750 g  de azúcar.

2 vasos de agua.

1 ramita de vainilla.

1 Chorrito de Anís Chinchón

 

Elaboración:

Hacer una incisión en la parte superior de cada  castaña.

Poner las castañas en una sartén y cubrir bien con agua fría. Hervir unos pocos minutos.

Retirar la sartén del fuego y pelar las castañas una por una.

En una cacerola con agua caliente, colocar la mitad de las castañas. Tapar y cocinar a fuego lento hasta que las castañas estén blandas.

Escurrir, añadir el chorrito de Anís Chinchón y mezclar hasta obtener un puré. Mantener caliente.

Con el azúcar y el agua, hacer un almíbar a “bola blanda” (Para reconocer el punto hay que verter unas gotas de almíbar en un vaso de agua fría. El almíbar no debe disolverse. En el fondo del vaso quedara un sedimento pegajoso, que al tomarlo con las manos y moldearlo se formará fácilmente una bolita blanda) y verter sobre el puré de castañas caliente. Agregar la vainilla.

Calentar suavemente, revolviendo. Cocinar durante 15 – 20 minutos. La masa debe ser espesa y se adherirse a la cuchara . Retirar la vainilla.

Presentar en frascos y dejar reposar si os podéis aguantar. 😉

 

Sopa de calabaza con trozos de castañas

Sopa de Calabaza y castañas

Ingredientes:

750g de calabaza cortada en trozos.

1,5 litros de agua.

200 g  castañas previamente hervidas.

50g de nata de cocina.

Sal

Pimienta

Ramitas de perejil para decorar

 

Elaboración:

Colocar los trozos de calabaza y la mitad de las castañas en una cacerola con el agua, añadir sal, pimienta y la nuez moscada. Cocinar durante 20 minutos.

Añadir la nata y mezclar bien.

Servir en platos hondos y cortar las castañas restantes en rodajas finas, para colocar en la parte superior con el perejil.

Servir caliente y disfrutar en compañía 🙂

 

Redescubriendo la avena

La avena es un cereal ideal para comenzar el día y puede ser un alimento completo para complementar cualquier rutina de ejercicios. Se puede acompañar con agua, leche, yogurt, sazonarlo con canela, cacao en polvo, trozos de frutas frescas o frutos secos. Se puede tomar fría o caliente. También se puede incorporar a los rebozados, rellenos, sopas

Contiene carbohidratos de absorción rápida, proteínas de alto valor biológico (ocho aminoácidos esenciales), grasas en su mayoría, no saturadas y ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico. También tiene un alto contenido en fibra lo cual favorece el tránsito intestinal y previene el estreñimiento. A nivel de aporte vitamínico, posee una buena proporción de vitaminas del complejo B y E así como también de oligoelementos como el sodio, potasio, magnesio, fósforo, hierro y cinc. También contiene betaglucanos que ayudan a absorber el colesterol y los ácidos biliares del intestino.

La avena contiene gluten por lo que no es recomendado su consumo en personas celíacas.

A continuación os dejamos una deliciosa receta: Bizcocho de Avena y Ciruelas, qué lo disfrutéis 😉

 

Bizcocho de Avena y Ciruelas

 
Ingredientes:

 
250 grs. de harina.

100 grs. de azúcar moreno.

2 huevos.

1 pizca de sal.

1 cucharadita de levadura en polvo.

1 pizca de vainilla en polvo.

1 vaso de aceite.

1 vaso de leche.

50 grs. de copos de avena.

4 ciruelas de buen tamaño.

Para la cobertura: un puñadito de copos de avena con azúcar moreno (opcional)

 
Elaboración:

 
Precalentar el horno a 120ºC.

Retirar el hueso de las ciruelas, cortarlas con la piel y reservar.

Batir los huevos e incorporar la leche, el aceite, la sal, la vainilla, el azúcar y mezclar bien. Una vez mezclados, añadir poco a poco la harina y la levadura en polvo.

Por último, agregar la avena y las ciruelas picadas (con piel y deshuesadas).

Engrasar un molde para hornear , verter la mezcla y cubrir con el resto de copos de avena y azúcar (opcional).

Hornear durante 45 minutos a unos 180ºC, retirar del horno cuando el bizcocho al pincharlo con un cuchillo salga limpio.

Desmoldar aún caliente, dejar reposar sobre una rejilla y a degustar =)