Errores comunes en la cocina

 

Como seres humanos, estamos sujetos a errores y si sois cocinillas estaréis expuestos a cometer miles de ellos, pero no os angustiéis, lo primero es tomárselo con calma y pensar que todo tiene solución, no perder la paciencia y seguir adelante con vuestra aventura culinaria.

Lo fundamental antes de comenzar a cocinar es dejar el stress fuera de los fogones de manera que podamos realizar cada paso de forma consciente y ordenada. La intención de nuestra publicación es indicaros distintas formas de prevenir esos focos de estrés en la cocina, para ello, os mostraremos los errores más comunes a la hora de cocinar.

 

Error 1: No leer la receta completa.

Uno de los peores errores que podéis cometer a la hora de preparar un plato mediante una receta, es no leer antes todos sus pasos. Imaginaos

que comenzáis a realizar una preparación con pollo,  y ya tenéis a todos los invitados esperando,  de pronto seguís leyendo y os dais cuenta que en el paso 3 había que dejar el pollo marinando toda la noche. El resultado,

una preparación carente de sabor o pobre de ingredientes. Leed la receta completa y organizad todos los elementos necesarios antes de poner vuestro plato en marcha.

 

Recipe book on the table in the kitchen

 

Error 2: Voltear o remover frecuentemente. oh3469p35-turn-food-too-often-pan-stick-l

Aprender a dejar la comida sola es una de las lecciones más difíciles en la cocina. Ya que es muy tentador, voltear, mover  o pinchar para controlar si la cocción va bien. Es importante cuando se trata de una milanesa de pollo o un filete, dejar de mover de un lado a otro la carne, ya que si no se deja solo, no desarrollará la corteza crujiente, sino que se quedará pegada a la sartén.

 

Error 3 :  Apresurar la cocción de las cebollas caramelizados.

Si realmente queréis una verdaderas, dulces y cremosas cebollas caramelizadas. Debéis cocinarlas a temperatura media-baja durante mucho tiempo (1 hora aproximadamente).  Si aumentáis la temperatura para acelerar el proceso conseguiréis un resultado bueno pero totalmente diferente y carecerá de esa textura tan peculiar que tiene este tipo de cocción de las cebollas.

 

Error 4:  Colocar toda la sal en la marinada.

Uno de los preceptos principales de la comida saludable, es la utilización mínima de sal. Por lo tanto un error muy común es utilizar la sal en momentos que los alimentos no podrán absorber este sabor.  Por ejemplo, el pollo marinado en cítricos y sal absorberá solamente una pequeña cantidad de la marinada. Cuando sacáis el pollo de la misma eliminaréis la mayor parte de la sal y su efecto condimento. La opción ideal es espolvorear un poco de sal en la marinada y después colocar un poco de sal después de dicho marinado. El mismo caso se repite para los alimentos empanados.  Debéis espolvorear con sal directamente  y luego cubrir con el pan rallado.

 

Error 2: Voltear o remover frecuentemente.

Aprender a dejar la comida sola es una de las lecciones más difíciles en la cocina. Ya que es muy tentador, voltear, mover  o pinchar para controlar si la cocción va bien. Es importante cuando se trata de una milanesa de pollo o un filete, dejar de mover de un lado a otro la carne, ya que si no se deja solo, no desarrollará la corteza crujiente, sino que se quedará pegada a la sartén.

 

Error 3 :  Apresurar la cocción de las cebollas caramelizados.

Si realmente queréis una verdaderas, dulces y cremosas cebollas caramelizadas. Debéis cocinarlas a temperatura media-baja durante mucho tiempo (1 hora aproximadamente).  Si aumentáis la temperatura para acelerar el proceso conseguiréis un resultado bueno pero totalmente diferente y carecerá de esa textura tan peculiar que tiene este tipo de cocción de las cebollas.

 

Error 4:  Colocar toda la sal en la marinada.

Uno de los preceptos principales de la comida saludable, es la utilización mínima de sal. Por lo tanto un error muy común es utilizar la sal en momentos que los alimentos no podrán absorber este sabor.  Por ejemplo, el pollo marinado en cítricos y sal absorberá solamente una pequeña cantidad de la marinada. Cuando sacáis el pollo de la misma eliminaréis la mayor parte de la sal y su efecto condimento. La opción ideal es espolvorear un poco de sal en la marinada y después colocar un poco de sal después de dicho marinado. El mismo caso se repite para los alimentos empanados.  Debéis espolvorear con sal directamente  y luego cubrir con el pan rallado.

 

Error 5: No saber cuando abandonar el barco y empezar de nuevo.

No debéis sentiros avergonzados cuando cometéis un error,  es verdad que muchas veces da pena tirar la comida, pero  hay un punto de no regreso donde lo mejor es comenzar de nuevo. Como por ejemplo cuando se nos ha quemado el ajo, o el aceite ha comenzado a humear demasiado.  Merece la pena sacrificar algunos ingredientes para el bien de toda la preparación.

 

Error 6: Cocinar demasiado los huevos duros.

 Una señal clara para saber que los huevos han sido cocinados incorrectamente es cuando se forma una película gris entre la yema y la clara. La causa de esto es la diferencia de temperatura: la clara se cocina mucho mas rápido que la yema por eso cuando sobrecocinamos los huevos para que estén totalmente listos, el hierro de la yema reacciona con el azufre de la clara.

La clave para hacer huevos duros y que queden perfectos, es cocinarlos poco a poco.  Colocar en una cacerola los huevos con agua fría, y colocar a fuego alto hasta que el agua hierva, quitar del fuego y tapar la cacerola, dejar los huevos en la cacerola tapada durante 10 minutos.  Pelar los huevos rápidamente y colocarlos en un bol con agua fría para que dejen de cocinarse.

1107p152-mistake-34-your-hard-cooked-eggs-are-icky-lError 7: Sobrecargar la sartén de alimentos.

Las carnes cuando son cocidas a la plancha liberan líquidos,  así que si sobrecargamos la sartén, los líquidos no se evaporarán y la carne quedará sosa y demasiado dura. Si estas en un apuro, utiliza dos sartenes  😉

 

Print Friendly