Bollitos Chinchoneros

Concurso Cocina con MIA

Receta de: Eva Sánchez

Ingredientes:
220 ml. de Chinchón Dulce
3 patatas grandes
220 ml. de aceite de oliva
220 ml. de zumo de naranja
75 gr. de levadura fresca
325 gr. de azúcar
7 huevos
1,5 kg. de harina de fuerza
La ralladura de un limón
Agua para cocer las patatas

Para decorar:
Nueces y almendras peladas
Huevo batido
Azúcar

Elaboración:
Pon a calentar el aceite de oliva en una sartén hasta que humee. Después, retíralo del fuego y déjalo enfriar.
– Llena un cazo con agua y añade las patatas peladas. Cuécelas hasta que estén totalmente blandas. Retira del fuego y deja que se temple.
– Cuando el agua de las patatas esté templada, retira un vaso grande de agua, aplasta las patatas sobre él para que suelten todo su jugo y cuélalo. Echa el agua de patata en un bol grande y disuelve la levadura fresca muy bien.
– Añade el resto de ingredientes líquidos: el zumo de naranja, el Chinchon  dulce y el aceite de oliva – ya templado- y mezcla bien.
– Incorpora la ralladura de limón y, después, echa los huevos, previamente batidos, al bol y continúa mezclando hasta que se integre todo bien. Puedes ayudarte de una varilla.
– Añade el azúcar y mézclalo bien con el resto de ingredientes.
– A continuación, echa la harina poco a poco y mezcla muy bien con una varilla para que se integre perfectamente con los ingredientes líquidos.
– Amasa los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea. Si necesitas añadir algo más de harina, puedes hacerlo pero no te pases. Debe quedar una masa ligera pero manejable, si le añades exceso de harina tus bollitos chinchoneros no quedarán bien.

Cuando la masa esté lista, tápala y déjala reposar en un lugar cálido hasta que doblen su volumen.
– Pasado ese tiempo, enharina ligeramente la mesa de trabajo y coloca la masa sobre la harina.
– Haz bolas de masa de unos 8 cm. de diámetro, amásalas ligeramente –para eliminar un poco el aire- y colócalas en una bandeja. Repite esta operación hasta acabar con toda la masa. Tapa los bollos y déjalos reposar en un lugar cálido hasta que doblen su volumen.

Colócalos separados entre sí para evitar que cuando crezcan se peguen.
– Precalienta el horno a 220 grados.
– Cuando los bollos hayan crecido, pon papel de horno en una bandeja y coloca tres bollitos sobre ella –con mucha separación entre ellos ya que son unos bollos que crecen bastante en el horno-.
– Aplástalos ligeramente y píntalos con huevo batido.
– Dales unos pellizquitos por la superficie para que se queden unos bollos con un toque rústico. Coloca las almendras y las nueces por la superficie de cada bollo y espolvorea azúcar al gusto.
– Hornea los bollitos a 200 grados durante 15 ó 20 minutos o hasta que veas que están dorados por fuera y cocidos por dentro. Si los cocinas en un horno convencional, no lo pongas al principio y si ves que se doran demasiado y que no están del todo hechos por dentro, colócales un poco de papel de aluminio por encima par que no se quemen.
– Es importante hornearlos en varias tandas –de tres en tres o de dos en dos- porque son unos bollos grandes que crecen mucho.

Print Friendly