En verano, tartas heladas

Con el verano ya acompañándonos, no apetece encender el horno y se suele reducir la elaboración de repostería. Pero tenemos la solución para cualquier ocasión especial o, simplemente, por no dejar de hacer postres diferentes 😉

Os proponemos hoy, dos recetas de tartas heladas. Refrescantes, muy apetecibles en estos días tan calurosos y muy sencillas de preparar. Además, no necesitan calor para su elaboración.

• Tarta de galleta, helado, mermelada y nata montada •
Una receta ideal para sorprender en verano, realmente sencilla y con un delicioso resultado final.
Tarta de galleta

El helado lo dejamos a vuestro gusto, pero recordar que a los niños, les encanta de chocolate y, si lo preparamos para adultos, la stracciatella le da un toque más sofisticado. 
Al haber elegido la versión adulta, os proponemos añadir una cucharadita de Anís Chinchón a la hora de hidratar la gelatina por 2ª vez.Ingredientes

2 paquetes de galletas María

125g de mantequilla

1l de helado al gusto

3 láminas de gelatina neutra

4 cucharadas soperas de mermelada al gusto

1 cucharada de café de Anís Chinchón

1 bote de nata en espray

Preparación

Machacar las galletas María con la ayuda de un robot de cocina o la batidora has conseguir un polvo fino. Colocar en un recipiente grande para mezclar con el resto.

Derretir en el microondas toda la mantequilla.

Hacer un hueco en medio del polvo de galletas, añadir la mantequilla fundida y mezclar bien.

Forrar con papel antiadherente un molde de tartas de 24cm de diámetro.

Colocar el polvo de galleta y presionar para conformar la base.

Descongelar previamente el helado para poder trabajarlo mejor.
 Cubrir de helado el fondo de galleta e introducir en el congelador.

Para dar más consistencia a la mermelada que corona la tarta, se recomendable añadir gelatina sin sabor.

Cortar 3 láminas de gelatina neutra en trozos pequeños y dejar 5 minutos en agua del tiempo.

Escurrirla y volver a hidratar en un bol con 4 ó 5 cucharadas de agua, en esta ocasión, caliente y la cucharadita de Anís Chinchón.

Disolver la gelatina en el agua caliente y añadir 4 cucharadas de mermelada de Frutos del bosque.

Volver a cubrir el helado y la galleta con el preparado.

Introducir nuevamente en el congelador durante media hora más.

Decorar la tarta, justo antes de servir, con la nata batida.

Tarta bicolor de gelatina helada

Una receta ideal para sorprender en verano, realmente sencilla y con un delicioso resultado final.

La única complicación que conlleva es que se debe preparar y congelar la gelatina por orden de colocación. ¿Sencillo, verdad?

En este caso, prepararemos una gelatina neutra para rellenar de trocitos de fruta fresca y la base de gelatina de limón.

• Tarta bicolor de gelatina helada •
Una receta ideal para sorprender en verano, realmente sencilla y con un delicioso resultado final.
Tarta bicolor

La única complicación que conlleva es que se debe preparar y congelar la gelatina por orden de colocación. ¿Sencillo, verdad? En este caso, prepararemos una gelatina neutra para rellenar de trocitos de fruta fresca y la base de gelatina de limón.

Ingredientes

1 paquete de gelatina neutra

2 paquetes de gelatina sabor limón

Agua

1 molde metálico

Fruta fresca de temporada

Preparación

Preparar la fruta. Cortar en trozos pequeños la fruta más grande: melón, melocotón, paraguaya… y deja entera la pequeña: fresa, moras, frambuesa…

Preparar la gelatina neutra: hervir un vaso de agua, añadir el sobre de gelatina, remover hasta disolver por completo, apartar del fuego y añadir otro vaso de agua.

Pasar al molde y refrigerar durante una hora.
Sacar de la nevera y añadir la fruta sobre la gelatina a medio compactar.

Pasar al congelador durante media hora más.

Preparar, mientras, la gelatina que hará de base.
Repetir el proceso duplicando las cantidades. Emplear 2 y 2 vasos de agua para preparar la gelatina ya que será la base y necesitaremos más cantidad.
Volcar sobre la gelatina que ya tenemos enfriando en el congelador.

Dejar como mínimo tres horas en el congelador.
Desmoldar sumergiendo el molde en agua muy caliente durante unos segundos.

Un consejo, sacad el postre justo en el momento de consumirlo. Si no, corréis el riesgo de que comience su descongelación y acabéis tomando sorbete o granizado de postre.