Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

Aprende a cocinar originales platos con castañas y Anís Chinchón

 

La castaña es un alimento energético ideal para calmar el hambre en los fríos días de otoño e invierno. La mitad de su composición la forman los hidratos de carbono, sin embargo, es un fruto seco de los menos calóricos al poseer un bajo contenido en grasas y por la gran cantidad de agua que lo compone. Cuenta con abundante contenido de vitamina B al consumirla cruda, ya que al cocerla pierde gran parte de este elemento. También es rico en potasio, el cual nos ayuda a controlar la retención de líquidos, ayuda al organismo a convertir los hidratos en glucógeno y ayuda a evitar la hipertensión.

A la hora de elegirlas, es importante escoger aquellas que tengan la piel tersa, libre de manchas o cortes y que se muestren firmes al tacto.

Las castañas tiernas se deben conservar en un lugar fresco y seco al aire libre. No conviene guardarlas en bolsas ya que les pueden salir moho. Conservadas en la nevera pueden aguantar hasta un mes, las castañas secas pueden conservarse en la nevera durante dos meses y si se congelan con la corteza hasta cuatro meses. Para descongelar, se deben sumergir en agua durante una hora antes de guisarlas, este proceso las hidratará y hará que recuperen su estado original.

Aprovechemos la temporada y disfrutemos de este delicioso fruto que nos brinda el otoño con dos reconfortantes recetas:

 

Crema de castañas

Crema de Castañas

Ingredientes:

1 kg de castañas.

750 g  de azúcar.

2 vasos de agua.

1 ramita de vainilla.

1 Chorrito de Anís Chinchón

 

Elaboración:

Hacer una incisión en la parte superior de cada  castaña.

Poner las castañas en una sartén y cubrir bien con agua fría. Hervir unos pocos minutos.

Retirar la sartén del fuego y pelar las castañas una por una.

En una cacerola con agua caliente, colocar la mitad de las castañas. Tapar y cocinar a fuego lento hasta que las castañas estén blandas.

Escurrir, añadir el chorrito de Anís Chinchón y mezclar hasta obtener un puré. Mantener caliente.

Con el azúcar y el agua, hacer un almíbar a “bola blanda” (Para reconocer el punto hay que verter unas gotas de almíbar en un vaso de agua fría. El almíbar no debe disolverse. En el fondo del vaso quedara un sedimento pegajoso, que al tomarlo con las manos y moldearlo se formará fácilmente una bolita blanda) y verter sobre el puré de castañas caliente. Agregar la vainilla.

Calentar suavemente, revolviendo. Cocinar durante 15 – 20 minutos. La masa debe ser espesa y se adherirse a la cuchara . Retirar la vainilla.

Presentar en frascos y dejar reposar si os podéis aguantar. 😉

 

Sopa de calabaza con trozos de castañas

Sopa de Calabaza y castañas

Ingredientes:

750g de calabaza cortada en trozos.

1,5 litros de agua.

200 g  castañas previamente hervidas.

50g de nata de cocina.

Sal

Pimienta

Ramitas de perejil para decorar

 

Elaboración:

Colocar los trozos de calabaza y la mitad de las castañas en una cacerola con el agua, añadir sal, pimienta y la nuez moscada. Cocinar durante 20 minutos.

Añadir la nata y mezclar bien.

Servir en platos hondos y cortar las castañas restantes en rodajas finas, para colocar en la parte superior con el perejil.

Servir caliente y disfrutar en compañía 🙂

 

Redescubriendo la avena

La avena es un cereal ideal para comenzar el día y puede ser un alimento completo para complementar cualquier rutina de ejercicios. Se puede acompañar con agua, leche, yogurt, sazonarlo con canela, cacao en polvo, trozos de frutas frescas o frutos secos. Se puede tomar fría o caliente. También se puede incorporar a los rebozados, rellenos, sopas

Contiene carbohidratos de absorción rápida, proteínas de alto valor biológico (ocho aminoácidos esenciales), grasas en su mayoría, no saturadas y ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico. También tiene un alto contenido en fibra lo cual favorece el tránsito intestinal y previene el estreñimiento. A nivel de aporte vitamínico, posee una buena proporción de vitaminas del complejo B y E así como también de oligoelementos como el sodio, potasio, magnesio, fósforo, hierro y cinc. También contiene betaglucanos que ayudan a absorber el colesterol y los ácidos biliares del intestino.

La avena contiene gluten por lo que no es recomendado su consumo en personas celíacas.

A continuación os dejamos una deliciosa receta: Bizcocho de Avena y Ciruelas, qué lo disfrutéis 😉

 

Bizcocho de Avena y Ciruelas

 
Ingredientes:

 
250 grs. de harina.

100 grs. de azúcar moreno.

2 huevos.

1 pizca de sal.

1 cucharadita de levadura en polvo.

1 pizca de vainilla en polvo.

1 vaso de aceite.

1 vaso de leche.

50 grs. de copos de avena.

4 ciruelas de buen tamaño.

Para la cobertura: un puñadito de copos de avena con azúcar moreno (opcional)

 
Elaboración:

 
Precalentar el horno a 120ºC.

Retirar el hueso de las ciruelas, cortarlas con la piel y reservar.

Batir los huevos e incorporar la leche, el aceite, la sal, la vainilla, el azúcar y mezclar bien. Una vez mezclados, añadir poco a poco la harina y la levadura en polvo.

Por último, agregar la avena y las ciruelas picadas (con piel y deshuesadas).

Engrasar un molde para hornear , verter la mezcla y cubrir con el resto de copos de avena y azúcar (opcional).

Hornear durante 45 minutos a unos 180ºC, retirar del horno cuando el bizcocho al pincharlo con un cuchillo salga limpio.

Desmoldar aún caliente, dejar reposar sobre una rejilla y a degustar =)