Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

Anécdotas de grandes platos

 

No os habéis preguntado en alguna ocasión  ¿Quién fue la primera persona en idear los platos que hoy en día consumimos? ¿Quién fue el primer valiente en mezclar y condimentar e incluir ingredientes de tierras lejanas?  Hoy en nuestro blog os traemos el origen de algunos platos tanto nacionales como internacionales que hoy en día forman parte de nuestra dieta cotidiana.

Tortilla de patatas

La patata es una planta originaria de América del Sur, y fue conocida por los españoles de mano de los incas. En el libro “La patata en España. Historia y Agroecología del Tubérculo Andino” se sitúa el origen de la tortilla española en la localidad extremeña de Villanueva de la Serena en el siglo XVIII. La obra hace referencia a documentos que hablan de la tortilla de patatas en esta localidad en 1798, y atribuye su invención a Joseph de Tena Godoy y al marqués de Robledo.

Algunos sugieren que fue el general Tomás de Zumalacárregui el inventor de la tortilla de patatas, hecho ocurrido “por necesidad”, ya que era un plato sencillo y nutritivo capaz de saciar el apetito del ejército.

Hamburguesa:

Desde la época romana se tiene constancia de platos similares, pero es con la entrada de los tártaros en Alemania y la modificación del famoso Steak Tartar, que se comía crudo, cuando empieza su popularización. Es en Hamburgo donde recibe el nombre de hamburguesa, y será en EEUU, con la llegada de los inmigrantes alemanes, donde se popularizará años más tarde, gracias a las cadenas de comida rápida, adquiriendo la forma con la que conocemos la hamburguesa moderna.Cheeseburger

 

FlanDelicious creme caramel dessert

La historia del flan empieza en los tiempos de la Antigua Roma, donde era llamado tyropatina, aunque en aquella época se servía de forma diferente y estaba hecho con pimienta y miel. Cuando los romanos invadieron Europa, expandieron su tradición por la península Ibérica y fue sustituida la pimienta por el azúcar.

Torrijas:

La torrija o torreja aparece ya documentada en el siglo XV, citada por Juan del Encina: “miel y muchos huevos para hacer torrejas”, al parecer nace como plato indicado para la recuperación de las parturientas. Las primeras recetas que se conocen aparecen en el Libro de Cozina de Domingo Hernández de Maceras (1607) y Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño (1611).  Un delicioso y antiguo plato que hoy en día recordamos cada pascua.

 

Ensaladilla Rusa:

Tal y como indica su nombre y a pesar de ser tan común en España y en Sudamérica, sus orígenes provienen de Rusia y fue creada por primera vez en los años 1860 por Lucien Olivier, chef del restaurante Hermitage, uno de los restaurantes más conocidos de Moscú, que pronto lo convertirían en su plato insignia. Los ingredientes de la receta original de Olivier, eran de lujo y muy buena calidad como por ejemplo la carne de venado. Su composición así como su preparación eran un secreto oculto tanto por Olivier como por los trabajadores del Hermitage y cuando este cerró en el año 1905 la receta original se perdió, siendo imposible prepararla hoy en día, debido a la inexistencia de una receta que describa su elaboración exacta.

ensaladilla rusa, spanish russian salad

El plato se expandió a Ucrania donde se le agregaron ingredientes más baratos tales como guisantes tiernos y pepinillos, y el venado fue sustituido por pollo o atún. Actualmente es uno de los platos que más se consumen en Rusia, quizás por ser un alimento de fácil de preparación y que cunde mucho.

Muchas son las aventuras, viajes y anécdotas que giran en torno a una gran receta . Si conocéis una leyenda, o historia acerca un plato cotidiano, no dudéis en compartirlo con nosotros.

Síguenos en Facebook Síguenos en TwitterSíguenos en Instagram

 

 

Rollos de canela con Anís Chinchón

Hoy queremos brindaros una receta deliciosa y aromática desde el momento de su preparación, se trata de los Cinnamon Rolls o rollos de canela.  Esta receta de origen americano y muy común en las ferias de comida de los centros comerciales en Estados Unidos, es una excelente idea para merendar o para un brunch en compañía de la familia. En esta ocasión, hemos chinchonizado la receta agregándole nuestro delicioso Anís Chinchón. Esperamos que pongáis en práctica esta receta y nos contéis vuestras experiencias.

Descubre más recetas en nuestro Blog Cocina Con Chinchón

 

Ingredientes:

Para la masa:

Aceite vegetal para engrasar el molde.

1 cucharada de levadura de panadería.

5 tazas de agua tibia.

De 10 a 13 tazas de harina todo uso.

3 cucharadas de Anís Chinchón.

½ taza de azúcar moreno.

1 cucharadita de sal.

Para el relleno:

¼ de taza de mantequilla sin sal.

¼ de tazas de canela molida.

1 ½ tazas de azúcar moreno.

Instrucciones:

Engrasar un bol grande y reservar.  En otro recipiente grande disolver la levadura en el agua. Agregar 5 tazas de harina, y mezclar hasta combinar, incorporar el azúcar y la sal, para posteriormente agregar poco a poco el resto de la harina. Amasar en una superficie enharinada, hasta formar una masa uniforme y elástica, colocando la cantidad de harina necesaria para que la masa este suave y que se despegue de las manos.

Trasladar la masa al bol previamente engrasado, tapar con papel film y dejar levar durante 1 ½ a 2 horas.

Una vez que la masa haya reposado, se debe despegar de las paredes del bol y pasar a una superficie previamente enharinada. Estirar hasta formar un cuadrado de 60 cm.  Untar la masa con la mantequilla y rociar con la canela y el azúcar. Enrollar y unir los bordes. Cortar el rollo formando 12 piezas.

Colocar los rollos en una bandeja para horno, previamente enharinado o con papel vegetal, con una separación de 3 cm entre cada uno. Cubrir con papel film y dejar reposar de nuevo durante 30 minutos.

Mientras tanto calentar el horno a 200 ºC  y colocar la rejilla en el centro. Hornear los rollos hasta que estén dorados alrededor de 35 o 45 minutos. Pasar a una rejilla y dejar enfriar.

Si os apetece podéis ponerle un glaseado de queso crema y azúcar que le viene fenomenal, o un simple glaseado tradicional de azúcar, unas gotas de zumo de naranja y leche (en lugar de agua). También recomendamos disfrutar de estos deliciosos rollitos preferiblemente el mismo día de su preparación 😉

 

¿Compartimos?

Síguenos en Facebook Síguenos en TwitterSíguenos en Instagram

Capítulo II: Las deliciosas fresas.

 

Hoy seguimos con las frutas y verduras de temporada, en esta ocasión, hablaremos  de la fresa. Esta primaveral fruta tiene su origen a partir de 4 especies provenientes del este de América del norte, las Antillas, Europa central y la zona más al sur de Sudamérica.

Sus orígenes de consumo son muy antiguos. En la época de Virgilio, el poeta advertía de los peligros de la búsqueda de fresas en el bosque, ya que se ocultaban las serpientes en sus ramas.

Sus virtudes y propiedades son amplias y entre ellas destaca:

  • Es uno de las frutos con mayor aporte de vitamina C (mucho más que algunos cítricos). Además contiene otras vitaminas como: Vitamina A, vitamina E, vitamina B1, B2, B3 y B6.  Contiene minerales como hierro, potasio y magnesio.
  • La fresa contiene un enorme poder antioxidante, a pesar de su pequeño tamaño.
  • Instigadores del Instituto Salk de Biología (EE UU) han comprobado que la fisetina, un flavonoide natural presente en la fresa, estimula la memoria a largo plazo.

Ya que estamos en temporada de fresas os invitamos a consumir este estupendo fruto, y ser creativos en cuando a sus múltiples usos. Y como no podía ser de otra manera, os dejamos una golosa receta de “Tarta de queso y fresas”, una creación de la americana Martha Stewart que hemos adaptado para vosotros.

Esperamos que os guste y os animéis a hacerla.

  • 450 gr de fresas.
  • 3 cucharadas miel.
  • 2 cucharaditas de Anís Chinchón
  • 1 taza de galletas María trituradas.
  • 1 taza + 3 cucharadas de azúcar
  • 3 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida
  • 450 gr + 370 gr de queso crema, a temperatura ambiente
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 2 huevos grandes, a temperatura ambiente
  • 1 vaina de vainilla (solo las semillas de dentro).
  • 250 gr de queso mascarpone, a temperatura ambiente.

 

Paso 1:

Precalentar el horno a 300 grados. Colocar las fresas en una sola capa sobre una bandeja para hornear. Rociar con la miel y el Anís Chinchón, y mezclar suavemente para cubrir. Hornear hasta que las fresas estén de color rojo oscuro y reducidas. Traspasar las fresas a un bol mediano y triturar hasta hacer un puré.

 

Paso 2: 

Elevar la temperatura del horno a 350 grados. Mezclar las galletas con las 3 cucharadas de azúcar y la mantequilla derretida. Presionar la mezcla en el fondo de un molde desmontable de 9 pulgadas para hacer una capa uniforme. Hornear aproximadamente 10 minutos hasta que la masa esté firme al tacto y apenas se haya oscurecido . Dejar enfriar por completo la corteza.

 

Paso 3: 

Reducir la temperatura del horno a 325 grados. Colocar el queso crema en un bol y batir a velocidad media-baja hasta que esté cremoso, aproximadamente 2 minutos. Añadir poco a poco el restante de azúcar y la sal. Añadir los huevos, 1 a la vez, mezclando bien después de cada adición.  Agregar la vainilla y el mascarpone hasta que esté cremoso y sin grumos, aproximadamente 3 minutos.

 

Paso 4:

Traspasar 5 tazas de la mezcla de queso crema en un bol con el puré de fresas y revolver para combinar. Verter la mezcla de queso crema de fresa en la parte superior de la corteza y alisar con una espátula. Cuidadosamente colocar la mezcla de queso sin fresas restante  y alisar bien con la espátula.

 

Paso 5:

Envolver el exterior del molde desmontable con 2 capas de papel de aluminio. Llenar una bandeja para asar con agua hirviendo hasta que el agua alcance hasta la mitad de los lados del molde desmontable. Hornear la tarta hasta que cuaje, aproximadamente 1 hora. Retirar el molde desmontable del baño maría. Refrigerar al menos 4 horas y disfrutar!