Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

Red Velvet Cake una deliciosa tentación

 

Hoy en Cocina con Chinchón, nos trasladamos a Estados Unidos con un típico y famosísimo postre americano. Se trata del Red Velvet Cake “Terciopelo Rojo”, una tarta de masa roja y aterciopelada con un sabor delicado y aromático que mezcla el cacao, la vainilla, un toque ligeramente ácido, que viene dado por la incorporación de vinagre de sidra, y un delicioso frosting clásicamente hecho con queso crema.

Sus orígenes no están del todo claros pero se dice que fue originado en 1920,  cuando fue servida en el famoso restaurante del Hotel Waldorf Astoria, en Nueva York.  Existen otros mitos sobre esta tarta que relatan que se realizó por primera vez al sur de Estados Unidos, durante el racionamiento de alimentos en la segunda guerra mundial, donde los pasteleros comenzaron a utilizar remolachas hervidas para colorear sus tartas.

El Red Velvet alcanzó su máxima popularidad en 1989 cuando aparece en el film  “Magnolias de Acero”, donde se realizó para la boda de los protagonistas una tarta en forma de Armadillo.

Actualmente este concepto de bizcocho rojo se ha trasladado a distintas preparaciones desde el clásico Layer Cake (tarta con capas), hasta cupcakes y brownies.

En esta ocasión os traemos una versión diferente de esta clásica tarta: “El Red Velvet Brownie con frosting de chocolate blanco y aromatizado con Anís Chinchón  Una dulce tentación para los más golosos.

 

 

Red Velvet Brownies con Frosting de chocolate blanco al Chinchón.

Para los Brownies

  • 3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar.
  • 29 ml de colorante alimentario rojo.
  • 2 cucharadas de extracto de vainilla.
  • ½ Taza de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
  • 1½ Tazas de azúcar.
  • 2 Huevos a temperatura ambiente.
  • 1 1/4 Tazas de harina todo uso.
  • ¼ de cucharada de sal.

Para el Frosting.

  • ½ taza (8 cucharadas) de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 2 ½ Tazas de azúcar glass.
  • 1 cucharada de extracto de vainilla.
  • 118 ml de chocolate blanco derretido.
  • 2 cucharadas de nata.
  • 1 cucharadita de Anís Chinchón dulce.

Preparación.

Precalentar el horno a 170 grados, enharinar y untar un molde de  20 cm x 20 cm con mantequilla.

En un recipiente pequeño, batir el cacao en polvo, el colorante alimentario y la mitad de la vainilla hasta formar una pasta espesa. Dejar reposar.

Mezclar en otro recipiente, a velocidad media, la mantequilla y el azúcar,  durante 2 minutos, hasta que esté esponjoso. Agregar uno a uno los huevos y seguir mezclando, agregar el restante de la vainilla. Con la batidora apagada, agregar la mezcla de cacao y el colorante, mezclar a baja velocidad hasta obtener un color uniforme.

Se añade lentamente la harina y la sal, y se mezcla suavemente (no batir demasiado). Es importante mezclar bien los ingredientes para que el brownie tenga un color homogéneo.

Colocar la mezcla en el molde y hornear de 30 a 40 minutos o hasta que al introducir un palillo este salga limpio.

Desmoldar el brownie y dejar enfriar completamente en una rejilla. Cortar en 12 pedazos.

Para hacer el Frosting:

Batir la mantequilla hasta que esté suave y esponjosa, agregar la vainilla y mezclar nuevamente. Con la batidora en baja velocidad, agregar lentamente el azúcar. Agregar el chocolate blanco derretido y mezclar nuevamente. Por último, agregar la nata y el Anís Chinchón Dulce.

Untar cada brownie con el frosting y voila! A disfrutar de este delicioso postre 😉


 

MERCADOS DEL MUNDO

 

 

Los mercados conservan ese aire entrañable, hogareño y familiar que consigue sumergirte en un mundo lleno de olores y colores con solo entrar en ellos.

Por eso hoy haremos un recorrido por algunos de los mercados más increíbles del mundo!.

Pide la vez y abróchate el cinturón porque empezamos el recorrido!  😀

 

Nuestra primera parada, el mercado Yeliseyevsky de Moscú.

El Yeliseyevsky de Moscú no es un mercado cualquiera, sino uno de los más sibaritas del mundo!. Con sus altos techos, lámparas art déco y hermosos frescos pintados en tiempos de la vieja Unión Soviética este mercado ofrece a sus visitantes manjares de todo el mundo: desde jamón ibérico hasta el propio caviar beluga, hay docenas de vodkas para elegir y chocolates gourmet rusos.

 

La segunda parada será en el Pike Place Market de Seattle. Destaca por la gran oferta de mariscos, pescados y sus luces de neón. Situado en la ciudad más cafetera de Estados Unidos es ideal para tomarse el típico café americano de Seattle.

 

El Mercado St. Lawrence en Toronto sera el tercer alto en este recorrido por algunos de los mejores y más curiosos mercados del mundo.

Si vas a Canadá no puedes perderte esta visita ya que es uno de los mercados más grandes del mundo. Un Mercado colorido y especializado en alimentos que se remonta a 1845.

 

Cada lunes, la plaza de Union Square alberga el Mercado Union Square Greenmarket, New York City, un interesante mercado de productos orgánicos y naturales, donde los granjeros o agricultores venden sus propios productos.

 

Para nuestra siguiente visita, viajaremos hasta Boston. El Quincy Market & Faneuil Hall es el mercado más antiguo de Boston. En sus tiempos fue un mercado de productos tradicionales, actualmente está lleno de puestos de comida preparada donde entre muchas otras cosas puedes degustar una típica sopa de cangrejo. También encontrarás una reproducción del bar de la serie Cheers!  😉

 

Otra parada imprescindible es la del madrileño Mercado de San Miguel, un microcosmos gourmet centrado en productos de gran calidad, alimentos de temporada, asesoramiento gastronómico, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra y por supuesto para ir de tapeo!

 

 

Inevitable será visitar La Boquería de Barcelona. Un lugar muy recomendable para disfrutar de un increíble contraste de colores y actividad, ideal para descubrir la razón por la cual la cocina Mediterránea es conocida internacionalmente por sus ingredientes.

 

En el Khan El-Khalili del Cairo podrás encontrar los productos árabes más exquisitos de todo Egipto. Compuesto por un sin fin de callejuelas estrechas con tiendas, en su mayoría diminutas, pero repletas de cientos de artículos de todo tipo, como zapatillas, pañuelos, pipas de cristal, especias o joyas.

 

 

Haremos otra parada en el Tsukiji Fish Market donde encontraremos el mejor sashimi de Tokyo. El Tsukiji Fish Market es el mercado y mayorista de pescados más grande del mundo y en él se comercializan todos los días más de 2.000 toneladas de 400 variedades distintas de pescado.

 

En Vancouver descubriremos el Granville Island Public Market. Incluso si no vas a comprar nada, este mercado es un buen lugar para mezclarte con los habitantes locales, disfrutar de la comida y escuchar a los músicos que tocan en la calle. Si quieres comprar algo, encontrarás excelentes alimentos como quesos, pescado, panes, pasteles, fruta fresca, verduras orgánicas y las imprescindibles y exquisitas ostras del Pacífico.

 

Otro Mercado que no podemos dejar fuera de este recorrido es El Mercado de la Ribera de Bilbao. En 1990, el Mercado de la Ribera es reconocido como el Mercado Municipal de Abastos más completo por el Guiness. Siendo el más grande que existe en cuanto a número de comerciantes y puestos, así como el mayor mercado cubierto de toda Europa gracias a sus 10.000 metros cuadrados.

 

Estos son solo algunos ejemplos de los mejores mercados del mundo, como supondréis, hemos dejado algunos fuera de esta lista, por lo que os debemos una segunda parte! 😉

Disfrutad! Y ya sabéis, si vais a alguno de estos países de vacaciones, no dejéis de disfrutar del encanto de sus mercados!