Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y adecuarnos a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de visita y navegación. Si Vd. Continúa navegando por nuestra Web, consideramos que acepta el uso de Cookies. Puede obtener más información AQUÍ

Salmón al horno con costra de naranja y parmesano

Ingredientes:

– 4 lomos de salmón fresco.

– 40 gramos de panko (o miga de pan seca desmenuzada).

– 15 gramos de queso parmesano recién rallado,

– 1 gramo de piel de naranja rallada.

– 15 gramos de almendra picada.

– 1/2 cebolla tierna.

– Pimienta negra recién molida.

– Jengibre en polvo.

– 50 gramos de aceite de oliva virgen extra.

Instrucciones:

1- Precalienta el horno a 210º C (calor arriba y abajo). Prepara la bandeja del horno, cúbrela con papel de aluminio, papel vegetal, y pincela con un poco de aceite de oliva virgen extra.

2- Pon en un cuenco el panko, el queso rallado, la piel de naranja, la almendra picada y la cebolla tierna cortada en brunoise.

3- Añade el jengibre en polvo (al gusto), y la pimienta negra, mezcla bien y añade el aceite de oliva.

4- Limpia bien los lomos de salmón, y sécalos con papel de cocina. Colócalos en la bandeja del horno y cúbrelos con la preparación anterior. Presiona un poco para que se adhiera bien.

5- Cuando el horno esté a la temperatura indicada, introduce la bandeja con el salmón a altura media y hornea durante 15 minutos aproximadamente. Reconocerás fácilmente cuanto está en su punto.

Ya tenemos nuestro salmón al horno con costra de naranja y parmesano. Puedes acompañarlo con una rica ensalada.

Hojaldre de piñones con anís dulce

Ingredientes:

– 1 Lamina de hojaldre congelada
– 100 gr. de piñones
– 10 ml. de anís Chinchón
– Azúcar

Instrucciones:

1- Estirar la masa de hojaldre, previamente descongelada, hasta que quede lo más fina posible.

2- Con la ayuda de un pincel, pintar la superficie con abundante anís dulce. Esparcir los piñones y, por último, espolvorear con abundante azúcar.

3- Cortar la masa en rectángulos te tamaño de ración y disponerlos en una placa de horno previamente engrasada con aceite. Hornear a temperatura media (170-180º) hasta que se dore el hojaldre. Unos 10 minutos aproximadamente.

4- Dejar enfriar y servir.

Caballas con limón y cebolla

Ingredientes: (Para 4 personas)

– 6-8 caballas dependiendo del tamaño, limpias de espinas

– 1 cebolla tierna pequeña

– 1 diente de ajo

– 1 limón

– Perejil picado

– Aceite de oliva virgen extra

– Mezcla de pimientas

– Sal

Preparación:

1. Quitar las espinas de los lomos con unas pinzas (opcional).

2. Precalentar el grill del horno a 240º.

3. Cortar en juliana la cebolla con el tallo incluido. Pocharla con un chorro de aceite de oliva a fuego muy suave en una sartén cinco minutos, lo justo para que se ablande un poco conservando la forma.

4. Cortar el ajo en dos y untar la fuente o bandeja de horno con los trozos. Engrasarla con un poco de aceite. Acostar los lomos de caballa con la piel abajo, pimentarlos y asarlos 2-3 minutos en la parte de arriba del horno.

5. Sacar las caballas, salar, echarle un poco de jugo de limón y por último, añadir la cebolla tierna, su aceite y un poco de perejil.

Costillas asadas con miel y anís

Ingredientes:

– 6 cucharadas de  miel
– 3 cucharadas colmada de salsa de ostras
– ¼ de cucharadita de chile
– 2 cucharadas de Chinchón
– ¼ cucharadita de sal
– Ajos
– ¼ cucharadita de pimienta negra
– 1.5kg de costillas de cerdo


Instrucciones:

1. Para hacer la salsa, mezclamos la miel y la salsa de ostras en un recipiente para asar o para hornear. Agregamos el chile, el anís Chinchón, y la sal.

2. Molemos los granos de pimienta y lo añadimos a la salsa.

3. Bañamos las costillas en la salsa y colocamos los dientes de ajo enteros entre las costillas. Luego lo apartamos, al menos dos horas (si lo podemos dejar más tiempo, mejor).

4. Posteriormente asamos las costillas en el horno a 160º durante 90 minutos, dándoles la vuelta de vez en cuando.

5. A continuación, subimos la temperatura a 200º durante 15 minutos. Tenemos que estar pendientes porque se nos podrían quemar. El momento perfecto será cuando la carne esté tierna, pero que a la vez, siga adherida a los huesos.