¿Qué es el slow food?

Posiblemente cuando escuches las expresiones, comida rápida o fast food, sabrás de lo que estamos habando. ¿Pero sabes qué es la comida lenta o slow food? Pues bien, el slow food es un movimiento que promueve las comidas caseras, el disfrute de las comidas con amigos o familiares y el consumo de alimentos locales y orgánicos que respetan el medio ambiente.

Su fundador, Carlo Petrini, aconseja comer lentamente y disfrutar de la comida de forma más sana.

¿Qué es el movimiento slow?

El movimiento slow fundado por Carlo Petrini tiene como objetivo fomentar la felicidad y la autodeterminación. Y este movimiento ha creado el slow food, que aconseja hacer las compras en mercados locales, preferiblemente de manos de los propios agricultores, preparar las comidas en casa, sentarse tranquilamente a comer sin tener el televisor encendido, disfrutar de las comidas en familia o con amigos. Si se come solo, hacerlo en paz, y si se come en compañía, disfrutar de una agradable conversación.

Este movimiento de comida lenta está presente en más de 50 países en todos los continentes, tiene ya varios cientos de miles de adeptos y se identifican con la imagen de un caracol, símbolo de la lentitud, como forma de contrarrestar la obsesión de vivir rápidamente.

El movimiento de comida lenta intenta contrarrestar el daño que provoca la comida rápida, tanto a la salud como al estrés que provocan las “comidas al paso”, el comer trabajando, o simplemente comer mecánicamente sin disfrutar de los alimentos. Asimismo, el slow food considera que es una pena que en países donde hay platillos tradicionales excepcionales, los jóvenes prefieran consumir la comida extranjera en un restaurante de comida rápida.

Uno de los leit motiv del movimiento slow food es proteger los emprendimientos de comida artesanal o pequeños establecimientos donde se come bien y en buena compañía, que están amenazados por las grandes cadenas de supermercados y restaurantes de comida rápida. Estas macroempresas tienden a hacer desaparecer el consumo de platillos caseros y la producción de alimentos orgánicos. En ese marco, la fundación slowfood pretende proteger al medio ambiente defendiendo la biodiversidad de los alimentos y promoviendo la agricultura orgánica o sustentable.

Fundación slow food para la diversidad

El movimiento slow food apoya la Fundación slow food para la diversidad, organización sin fines de lucro que trabaja apoyando a los emprendimientos de agricultura ambiental y el desarrollo sostenible, ayudando a la superviviencia de las comunidades locales, a proteger los ecosistemas y recuperar los métodos de elaboración tradicionales.

Vía: El gran chef

Print Friendly